samsungnegro

Mucho se ha rumoreado últimamente sobre las bajas ventas de Samsung, la presión de los fabricantes chinos con sus ajustados precios está haciendo mella en el gigante. También las ventas de su modelo estrella, el Galaxy S6, no están siendo las esperadas por la compañía.

A pesar de todas estas dificultades, el gigante coreano mantiene su liderazgo en el mercado, tanto en telefonía móvil en general como en smartphones. Uno de cada cinco teléfonos móviles vendidos en el último trimestre son fabricados por Samsung.

mobilephonespost

Marcas como Huawei están teniendo un crecimiento importante, pues ha conseguido superar a Microsoft en ventas. Es importante recordar que Microsoft compró Nokia, que sigue vendiendo un buen número de teléfonos móviles sencillos, sobre todo en mercados menos desarrollados. La expansión de los smartphones es cada vez más fuerte sobre los teléfonos móviles convencionales, actualmente tres de cada cuatro dispositivos móviles vendidos son inteligentes.

marketsmartphones

Si nos centramos en analizar el mercado de smartphones, observamos que una vez más Samsung con un 21% y Apple con un 14% siguen siendo líderes, seguidos cada vez más de cerca por Huawei. También observamos como Xiaomi con un 5% mantiene su sorprendente crecimiento, ya que únicamente vende en unos pocos países, y consigue superar por poco a ZTE. En los dos últimos puestos vemos a LG y Alcatel, dejando a Sony fuera de las estadísticas.

bolitashare

Observando las regiones individualmente, notamos que en Estados Unidos es Apple quien tiene la mayor cuota del mercado, mientras que Samsung es líder indiscutible en Latinoamérica. El mercado donde hay una competencia más dura es el asiático, donde Samsung tiene muy poca ventaja sobre sus competidores. En Europa los coreanos mantienen el doble de cuota que Apple, algo similar pasa en África donde es Huawei la segundona.

Después de analizar estos datos, nos queda claro que el liderazgo de Samsung aún se va a mantener más tiempo de lo que muchos esperaban, pero deberían comenzar a bajar los precios de muchas de sus gamas si quieren competir con los nuevos fabricantes.

Fuente | CounterPoint