Samsung-Galaxy-S7-especificaciones-imagenes

No podemos decir que 2016 fuese un buen año para Samsung. Sin duda, la compañía se ha enfrentado a una de las situaciones más complicadas que ha visto desde que se fundó. Sí, estamos hablando sobre el Galaxy Note 7 y su alta probabilidad a incendiarse. Gracias a dicho incidente, la compañía tuvo que retirar el dispositivo permanentemente del mercado, consiguiendo que muchos usuarios lo cambiaran por un Galaxy S7 Edge y algo de dinero.


HTC Ocean podría tener hasta 6 pulgadas de pantalla 


Ya estamos en 2017, y empieza un nuevo año para Samsung, donde seguro que no quiere cometer ninguno de los fallos anteriores. Esperamos que se hayan tomado las 12 uvas en Corea y que la cosa cambie para 2017. Pero hoy no tenemos que hablar sobre los fallos del Note 7, sino de otro de los smartphones más famosos de la compañía, el Galaxy S7.

Agujeros en las lentes de la cámara

Normalmente, cuando un teléfono es lanzado al mercado, se encuentran fallos, los cuales, se pueden solucionar de una manera u otra. Esto pasa siempre, ya que la mejor forma de saber si algo funciona, es que los usuarios de todo el mundo lo prueben. Suele pasar, que en unos meses, todos estos fallos han sido subsanados, y que los dispositivos de todo el mundo funcionan correctamente. 

cam

Pero hay casos aislados, que nos pueden dejar un fallo generalizado varios meses después de la salida de un dispositivo, incluso un año después. Esto es lo que está pasando con el Samsung Galaxy S7, uno de los mejores dispositivos de 2016. Algunos usuarios, están reportando como la lente de la cámara trasera se rompe, dejando un agujero casi perfecto en el centro de la misma.

Esto es algo realmente curioso, y las imágenes nos dejan ver como se trata de algo bastante grave. Cada vez son más los usuarios que reportan dicho fallo, pero Samsung parece hacer oídos sordos. Según la compañía, esto es debido a un mal uso del dispositivo, y no se hacen responsables bajo garantía. Todos y cada uno de los afectados comentan que su dispositivo no ha sufrido ninguna caída, ni han hecho un mal uso del mismo, lo que nos deja un escenario bastante complejo.

Reparar dicha lente cuesta unos 70 euros, y negarte a pasar por caja podría dejarte sin cámara en uno de los mejores dispositivos del año. En algunos países, la cosa ya está en manos de abogados, y veremos como termina. Nosotros, creemos que no se trata de algo aislado, ya que son decenas de usuarios los que reportan el mismo problema, de la misma manera, y aportando fotografías que lo certifican. 


Estos han sido los artículos más leídos en ProAndroid en 2016