SONY DSC

ZTE ha estado presente en el mercado de smartphones, pero no tenía ningún terminal que destacase dentro de la predefinida gama alta. Por eso ZTE se decidió a dar el paso y lanzar su ZTE AXON Elite, su primer smartphone dentro de esta gama de terminales definidos por sus altas prestaciones y unas especificaciones técnicas con componentes de última generación.

Al ver la caja puedes llegar a pensar, ¡Que grande es!, pero no hay que asustarse dado que, acostumbrados a que actualmente el ancho de las cajas es mínimo dado que apenas contienen el terminal y el cargador (en algunos casos ni eso). Al abrir la caja descubres el ZTE AXON Elite que apenas ocupa espacio en la misma, quedando más tranquilo sobre el grosor del mismo.

Apartando el smartphone a un lado, continuamos rebuscando dentro de la caja donde, a parte de los papeles propios de garantía muy bien presentados, encontramos un cargador de luz (con conexión americana por lo que en mi caso está intacto), un cable USB para la carga y conexión al ordenador. Además también contiene unos auriculares muy bien presentados dentro de una caja que destaca y, lo que yo en un principio pensaba que era “una especie de llavero”, pero que ha dado la casualidad que a parte de ser un accesorio para tus llaves, dentro contiene el utensilio necesario para poder extraer la SIM del ZTE AXON Elite.

SONY DSC

Como bien os adelanté al principio, un gama alta es caracterizado por sus prestaciones y sus componentes. Eso es un aspecto en el que el ZTE AXON Elite no falla, ya que dispone de todo lo que un usuario de gama alta gustaría tener. Contiene un procesador Qualcomm Snapdragon 810, sensor de huellas dactilares, 3 GB de memoria RAM, 32 GB de almacenamiento interno y lo que más sorprendió a primera vista, la combinación de dos cámaras en la parte trasera del terminal junto al doble flash.

En dicha combinación nos sumergiremos más cuando hagamos el análisis específico de las cámaras de este smartphone, solo adelantar en ese aspecto que con la combinación de las dos cámaras traseras podemos conseguir fotografías con enfoque intercambiable una vez realizada la captura.

En primera impresión poco más puedo decir, al tacto me ha parecido un terminal muy bien acabado con una sensación muy premium y, aunque sus 5,5 pulgadas lo convierten en un terminal “grande”, podemos decir que a la hora del uso sigue siendo fácil de utilizar. Concluyendo ha sido una toma de contacto muy positiva por parte del ZTE AXON Elite, veremos que tal se porta en los siguientes análisis.

IGOGO | ZTE Axon Elite 393 €.