portada

LG ha sabido adaptarse a los cambios que se han producido en el mercado de la telefonía móvil en los últimos años con el crecimiento de los fabricantes chinos. A pesar de que su presencia a nivel mundial ha disminuido, ha conseguido aumentar sus ventas en países tan importantes como Estados Unidos, y smartphones como el Nexus 5X han recibido muy buenas criticas.

Sus últimos modelos de gama alta, el LG V10 del que hablaremos en este artículo y el LG G5, demuestran su apuesta por presentar productos innovadores y diferentes al resto. Mientras que con el LG G5 recién presentado se apostó por un sistema de módulos intercambiables, el LG V10 contó con una segunda pantalla como elemento diferenciador. En este análisis veremos si los esfuerzos por marcar la diferencia de la compañía coreana han valido la pena.

Especificaciones completas

El LG V10 fue presentado con un hardware de los más potente. Su enorme pantalla de 5’7 con resolución QHD, viene acompañada por otra más pequeña con una resolución de 160 x 1040 píxeles, ambas con 513 píxeles por pulgada y tecnología IPS. A pesar de tener una pantalla tan grande, LG hace gala de sus habilidades en la reducción de marcos y el terminal tiene unas dimensiones de 159.6 x 79.3 x 8.6 milímetros con un peso de 192 gramos.

manomovil

La cámara trasera también destaca por su calidad, con una resolución de 16 megapíxeles, una apertura de f/1.8 con estabilización óptica, doble flash LED y láser autofocus. En la parte frontal cuenta con dos cámaras de 5 megapíxeles que permiten ampliar hasta un gran angular de 120 grados. El procesador es un Qualcomm Snapdragon 808 que viene acompañado de 4 GB de memoria RAM. La memoria interna es de 32 GB con posibilidad de ampliarse mediante microSD y su batería tiene una capacidad de 3000 mAh.

Diseño original

El LG V10 es un terminal que llama la atención, sea cual sea el ángulo desde el que se mire, ya que cuenta con un diseño 100% original y muy característico. Su parte frontal es quizás la más llamativa, ya que destacan sus principales elementos diferenciadores. En el marco superior nos encontramos con el altavoz frontal y los sensores de proximidad y luminosidad. Justo encima de la pantalla se sitúan las dos cámaras frontales en la parte izquierda y a su lado la pantalla secundaria. Esta pequeña pantalla prácticamente no se puede percibir mientras está desactivada, por lo que no destaca si el móvil está apagado. En el marco inferior nos encontramos únicamente con el logo de LG.

trasera

La carcasa trasera está formada por un tipo de plástico rugoso con un diseño en celdas que transmite mucha resistencia y ayuda en el agarre. Muy importante mencionar que esta tapa trasera es extraíble, por lo que podremos cambiar fácilmente la batería o introducir la tarjeta microSIM o microSD. La cámara y sus sensores sobresalen ligeramente, y justo debajo nos encontramos con los característicos botones de LG de subir y bajar volumen, además del botón central con sensor de huella incorporado. Los marcos de aluminio transmiten una sensación de calidad y resistencia, que se contrapone un poco con el acabado en plástico de la parte trasera.

En la parte superior están situados los micrófonos, mientras que en la inferior se halla el conector para auriculares, el altavoz y el conector microUSB. El smartphone se siente ligeramente pesado en la mano, algo comprensible por su gran tamaño, pero sus materiales le aportan una resistencia que hace que uno no se preocupe por llevar funda ni protector de pantalla. Obviamente su tamaño hace algo difícil su utilización con una mano, pero su diseño ayuda a que no se sienta como un gran ladrillo.

Dos pantallas son mejor que una

Una de las principales dudas que surgen sobre este terminal, es si realmente la incorporación de una segunda pantalla tendrá utilidad real o se quedará en un mero adorno. Después de haber pasado con él tres semanas, podemos afirmar que sí, la doble pantalla sirve para algo, con algo más de utilidad en algunos casos que la curva de la pantalla de algunos smartphones de la competencia.

doblepantalla

Pero hablemos antes de su pantalla principal, la calidad de este panel IPS se nota a simple vista. Representa de una manera muy fiel los colores, con una saturación y contrastes muy realistas. Es una pantalla digna de cualquier smartphone de gama alta, y la resolución 2K se agradece en una pantalla de estas dimensiones. El único punto negativo de esta pantalla es que su nivel de brillo no es excesivamente alto, aunque en exteriores hemos podido ver sin mayores dificultades.

El punto estrella de este smartphone, su pantalla doble, requiere de un ejercicio de preparación mental para utilizarla activamente. Ya que aunque de manera pasiva muestra notificaciones constantemente, debemos cambiar ligeramente nuestra manera de utilizar el smartphone para sacarle todo el partido. Sus funciones las detallaremos más adelante en el apartado del software, pero sorprende gratamente que a pesar de su tamaño su calidad de imagen sea tan buena como la de la pantalla principal.

Una cámara trasera, dos frontales, poderosa combinación

LG siempre ha destacado por incorporar en sus smartphones las mejores cámaras del mercado, y el LG V10 no iba a ser menos. Su cámara trasera de 16 megapíxeles está muy bien acompañada por el enfoque láser y los dos flash LED de doble tono. Las fotografías que hemos realizado sitúan a este smartphone entre los mejores de su clase. La apertura de la cámara trasera ayuda mucho a captar la luz en escenas oscuras, y si hace falta los dos flash LED consiguen una excelente iluminación en fotografías con poca luz.

El enfoque láser combinado con la estabilización óptica, hacen casi imposible sacar una foto desenfocada, y la captura de imágenes se realiza rápidamente. Por si fuera poco, el modo manual es uno de los más completos en cámaras para smartphones, y hace que nos olvidemos de instalar aplicaciones de terceros. Permite controlar casi cualquier parámetro y sus controles son muy similares a los de una cámara réflex.

camara

La grabación de vídeo es también excelente, destacando especialmente la estabilización de la cámara, que consigue muy buenos resultados incluso en movimiento. La interfaz permite grabar vídeo o capturar imágenes desde el mismo lugar y la doble pantalla se aprovecha para mostrar distintas opciones de captura, lo que ayuda a aprovechar espacio.

La cámara frontal consigue unas fotografías con mucho detalle y con unos colores muy realistas, además de incorporar opciones ya comunes como el modo belleza. Pero donde más destaca es al combinar las dos cámaras para conseguir un ángulo de 120º, una función que resulta extremadamente útil para realizar selfies con varias personas. Quizás para que fuera perfecta se echaría en falta un flash LED frontal, pero tampoco es que sea una demanda muy habitual.

Experiencia de usuario

Para tener una buena experiencia de usuario óptima, se necesita un buen hardware y un buen software, y el LG V10 puede presumir de ambos. Su procesador Qualcomm Snapdragon 808 y sus 4 GB de memoria RAM aseguran el buen desempeño del terminal, y la rapidez tanto en la multitarea como en la carga de contenido. Pero es el software el que lleva normalmente la carga de proporcionar una experiencia satisfactoria al usuario, y la capa de LG ha evolucionado mucho en este dirección.

El LG V10 tiene ya la actualización a Android 6.0 Marshmallow, por lo que las animaciones y el rendimiento se ven mejorados ya desde la propia base del sistema. Por otro lado, la capa de LG se ha vuelto mucho más ligera y fluída que en el pasado, aunque sigue siendo muy intrusiva y se pueden percibir pocos toques de la interfaz de Android puro. Se apuesta por una interfaz plana y colorida, donde se pueden personalizar muchos aspectos como los botones táctiles o los accesos directos del panel de notificaciones.

software

Pero el software se vuelve verdaderamente importante cuando nos referimos a las funciones relaciones con la pequeña pantalla superior. Ya en la pantalla de bloqueo se puede activar para que esté encendida constantemente, con un brillo bajo, y nos muestre la hora, el tiempo o los iconos de las notificaciones pendientes. Esta función se desactiva automáticamente al tener el smartphone en el bolsillo o boca abajo, y resulta muy útil cuando lo tenemos situado sobre la mesa.

Pero es durante el uso activo del terminal cuando esta pantalla cobra especial relevancia. No solo nos permite acceder a las últimas aplicaciones de manera instantánea, sino que nos notifica de eventos próximos, nos permite controlar la música o llamar a nuestros contactos favoritos. De todas sus funciones, quizás la que más se agradece es que las notificaciones se muestran en esta pantalla, por lo que nos evitan las molestas notificaciones flotantes durante la reproducción de vídeos o la lectura.

Batería decente, sonido excelente

Para un smartphone con dos pantallas de gran resolución, 3000 mAh pueden parecer pocos, y dependiendo de nuestro uso pueden llegar a serlo. Nosotros hemos realizado las pruebas de batería con todas las funciones activadas, es decir, la doble pantalla activada incluso en reposo. El resultado ha sido que de media el terminal alcanzaba las 4 horas de pantalla al día, una cifra decente pero no excelente, ya que se agradecería mucho más para aquellas personas que le dan un uso intensivo y quieren llegar con el smartphone encendido a casa al final del día. En las ocasiones en las que hemos desactivado la doble pantalla, los resultados de batería no eran mucho mejores, por lo que vale la pena dejarla activada y así sacar todo el provecho a esta función.

delado

Como punto positivo la batería cuenta con carga rápida de Qualcomm que le permite cargarse hasta el 50% en 30 minutos, y el 100% en 85 minutos. Un aspecto poco comentado del LG V10 pero que los amantes de la buena música agradecerán, es su chip dedicado de audio, que consigue un resultado similar al módulo dedicado del LG G5. La tecnología Hi-Fi DAC permite soportar y reproducir archivos de audio de gran calidad, consiguiendo una experiencia sonora imposible de igualar si contamos con unos auriculares de calidad.

Conclusiones

El LG V10 no es un smartphone para cualquier persona, ya que sus dimensiones lo alejan de compradores que buscan terminales de un tamaño más comedido. Sin embargo, para aquellos amantes de las “phablets” se convierte en una de las opciones más interesantes del mercado. Si tenemos en cuenta que Samsung ha decidido no vender su último modelo, el Galaxy Note 5, en España, este smartphone tiene una gran oportunidad en nuestro mercado.

conclu

Es difícil encontrar puntos negativos a este smartphone, más allá de pequeños detalles como el brillo de la pantalla. Quizás la batería es el punto que deberían haber mejorado más, ya que aunque para un uso normal sirve, si queremos utilizarlo durante muchas horas tendremos que tirar de baterías externas. Su apuesta por aspectos únicos como la doble cámara frontal o la doble pantalla, lo convierten en un modelo muy atractivo para aquellos que busquen algo nuevo en telefonía móvil.