egg-car-principal

Nuestros smartphones se han convertido en un dispositivo que utilizamos a diario en múltiples tareas y una de ellas sin duda es jugar. Normalmente los juegos que buscamos son aquellos atractivos a la vista y que sean rápidos de jugar aunque no por ello sencillos. Este es el caso de Egg Car, un simple juego que nos enganchará desde el primer momento gracias a su sencilla dinámica y su dificultad.

Egg Car, donde rápido no siempre es mejor

El juego en sí es realmente sencillo: nosotros controlaremos un vehículo, al principio será un coche sencillo pero podremos desbloquear o comprar nuevos vehículos como un camión, un autobús o un fórmula 1, aunque hay una gran variedad de estos. El manejo del vehículo se realizará con los dos botones que aparecerán en pantalla, uno para acelerar y otro para hacer marcha atrás.

Cuando le demos a iniciar una nueva partida se nos colocará un huevo encima de nuestro vehículo y deberemos intentar llegar lo más lejos posible sin que se nos caiga ya que se nos romperá. Esto parece muy sencillo hasta que lo pruebas ya que el huevo es realmente inestable y las continuas deformidades del terreno no harán más que complicarnos esta tarea. Hay que decir que la dinámica que mantiene el huevo es realmente tediosa aunque muy real ya que el movimiento se rige de su forma ovoidal,  no siendo predecible su movimiento con cada bache.

egg-car-articulo

Para aquellos que piensen que con acelerar al máximo bastará creo que si os digo que con eso no conseguiréis avanzar más de 8 metros no querréis seguir esa técnica, puesto que la distancia mínima para desbloquear un nuevo vehículo es de 25 metros. Durante el recorrido que sigamos iremos recogiendo monedas que nos servirán para comprar aquellos vehículos que queramos. Por su diseño y su sencillez de control os recomendamos este juego, sobre todo a aquellos que no les importa engancharse durante 15 minutos porque creen que pueden hacerlo mejor.

¿Váis a probar Egg Car? ¡Cuéntanos a qué juegas tú!