Calibrar-batería

Muchas veces nos pensamos que comprar un smartphone es suficiente y no tenemos que hacer ningún gasto más, a no ser que queramos alguna funda para protegerlo o similares. Esto entra en los gustos de cada uno, y en la mayoría de dispositivos no es comparable llevarlo con funda o sin ella. Pero esto no es totalmente necesario para cuidar correctamente nuestro teléfono, ya que no necesariamente se nos tiene que caer al suelo, y puede que seamos de lo más responsables.

Pero hay algo que sí hacemos todos con nuestro smartphone y que no cuidamos lo suficiente. En realidad es uno de los únicos puntos diferenciales a la hora de cuidar nuestro dispositivo y también uno de los que más nos arrepentimos cuando ocurre. No estamos hablando de la rotura de pantalla, que también, sino de los problemas con la carga y el conector de carga de nuestro móvil. 

Compra un cable y un cargador adecuados

Vamos a empezar desmintiendo uno de los mitos con más fuerza de la telefonía móvil. No es necesario cargar nuestro teléfono con el cargador y el cable original, y con otros no pasará absolutamente nada, a no ser que estos no tengan certificados y sean de mala calidad. 

Cargar nuestro teléfono es la única acción que hacemos a diario durante toda su vida, y por ello es una de las cosas más importantes de estos. Debemos cuidar la carga de nuestro teléfono por encima de casi todo, y esto es realmente sencillo y barato de hacer. 

Si contamos con su cargador original y el cable, todo perfecto, sigue usándolo, ya que no tendrás ningún problema. Será suficiente que tengas cuidado al conectar y desconectar el cable, y no pegar tirones para nos sufrir ningún problema con el conector. Pero si nuestro cargador está en mal estado o lo hemos perdido, no compres uno por Aliexpress.

Cuando no tenemos cargador, lo más aconsejable es mirar bien donde lo compras y las certificaciones que tiene, para que la carga de nuestro terminal sea lo más segura posible. Basta con recurrir a las marcas más conocidas en la carga y comprar un buen cargador y un cable. Cuidar nuestro smartphone correctamente nos supondrá menos de 15 euros, y puede determinar la vida de nuestro dispositivo móvil.

Comprar un cargador de 3 euros puede ocasionar muchos problemas en tu dispositivo y, aunque no vaya a salir ardiendo (que también), puede que su conector no esté fabricado correctamente y ocasiones una holgura o un deterioro mucho más rápido de nuestro conector. Además, un cargador que no está certificado nos puede dar más corriente de la necesaria o menos y que la carga dure horas y horas.

Por este motivo, para que tu móvil esté en perfectas condiciones de carga, os recomendamos comprar un cargador certificado, junto con un cable de la misma compañía para asegurarnos su correcto funcionamiento y no tener ningún susto.