Así es como puedes tener Android dentro de tu Android gracias a VMOS

Si estás leyendo estas líneas, es porque te gusta Android como sistema operativo. Pero si te dijéramos que puedes tener doble ración de Android en tu teléfono, ¿qué pensarías? Si te gusta el mundo de la tecnología en general, probablemente sepas qué es una máquina virtual e incluso puede que en tu ordenador la hayas utilizado en más de una ocasión. Básicamente, una máquina virtual te permite tener un sistema operativo dentro de otro sistema operativo, ideal para hacer pruebas o tener espacios diferentes en un dispositivo. Pues bien, gracias a VMOS, podemos hacer eso mismo en nuestro Android.

Nuestro smartphone es un pequeño ordenador muy potente. Eso sí, estamos limitados por las aplicaciones que podemos descargar. Por suerte, hay desarrolladores con tanta imaginación y potencial que han sabido instalar un sistema operativo dentro de otro gracias a una aplicación, VMOS, una máquina virtual que nos permite tener otra versión de Android funcionando bajo la versión de Android de nuestro teléfono. Es gratuito y puede probarlo cualquiera con Android 5.0 Lollipop o posterior.

VMOS nos ayuda a tener Android dentro de Android

El uso de VMOS es extremadamente sencillo y su uso es tan intuitivo como lo es instalar cualquier otra aplicación. En primer lugar, deberemos instalar la aplicación desde Google Play. La instalación es automática, como cualquier otra aplicación de la tienda. Una vez instalada, la abrimos y nos indicará unas cuantas características de esta máquina virtual, además de solicitar unos permisos algo sensibles (pero que se supone que son para garantizar el correcto funcionamiento de la máquina).

Una vez hecho esto, se procederá a la descarga del sistema operativo en cuestión: Android 5.1.1 Lollipop, una versión bastante antigua, pero que nos trae buenos recuerdos y será más que suficiente para el uso que podemos darle a esta máquina virtual de VMOS (Virtual Machine Operative System). Tras la descarga (algo menos de 300 MB), se iniciará la instalación y el primer booteo del sistema operativo. Todo esto demora menos de 10 minutos si disponemos de un teléfono Android potente.

Una vez iniciado, veremos Android 5.1.1 Lollipop correr sobre nuestro teléfono actual. Para navegar por él, haremos uso de los botones en pantalla que aparecen. A partir de ahora, cualquier tarea que hagamos, la estaremos haciendo en la máquina virtual, incluso controlar el volumen. Hablando de volumen, que raro se nos hace ver el slider en la parte superior con las tres opciones de prioridad de notificaciones.

¿Qué ventajas tiene VMOS? Pues que se trata de un sistema operativo pre-rooteado. Para activar el accesor ROOT solo tendremos que entrar en los ajustes de desarrollador y activar la opción que dice ROOT. De este modo, podremos instalar algunas aplicaciones que hagan uso de los permisos de superusuario, como Xposed Framework, por ejemplo. Queda decir, que cualquier cosa que hagamos en esta máquina virtual no afectará a nuestro teléfono real. Igual que los archivos descargados no quedarán en la memoria de nuestro teléfono.

VMOS

Si queremos dejar de usar VMOS, podremos minimizar el sistema operativo, utilizarlo en Picture in Picture y controlar algunas de las opciones desde un botón flotante de la interfaz. VMOS nos ofrece la experiencia completa de Android: podemos instalar aplicaciones, juegos, hacer uso de Google Play…lo que sea, pero siempre desde un entorno virtual, no desde nuestro propio teléfono.

Juanjo Segura

Redactor en Pro Android | Apasionado por el mundo Android y por la natación. Siempre dispuesto a ayudar a cualquiera con problemas y/o dudas sobre smartphones. Me gusta cacharrear con cualquier aparato electrónico.

06/08/2019 13:00