Desde hace un tiempo hemos notado como la factura de la luz aumenta cada vez más, es por ello que todos necesitamos llevar a cabo acciones que nos permitan ahorrar en nuestro recibo de la electricidad y que también nos brinden la posibilidad de consumir energía de forma estratégica. Y es que el aumento constante en las tarifas de la electricidad puede tener un impacto realmente importante en la economía de nuestro hogar, por lo que el ahorro se convierte en algo verdaderamente esencial.

Además, cuando ahorramos energía, también estamos ayudando a aprovechar de manera más eficiente los recursos energéticos, por lo que el ambiente y nuestro bolsillo se verán beneficiados cada vez que consigamos reducir nuestro consumo de energía. Es por ello tan relevante que sepamos y comprendamos cómo interpretar nuestra factura de la luz, pues esto nos permitirá tomar decisiones que nos ayuden a pagar mucho menos por la electricidad. Y claro, si queremos que nuestro consumo de energía sea realmente estratégico y consciente, necesitamos saber cuáles son los componentes de nuestra factura y cómo podemos interpretar los diferentes datos.

Asimismo, entender nuestra factura de la luz es el primer paso para saber con precisión cuáles son las áreas a las que debemos prestarle más atención, ya que si comprendemos nuestra factura podremos saber en cuáles aspectos podemos realizar cambios que nos permitan pagar menos por nuestra factura de la electricidad.

¿Cómo entender la factura?

Cuando pensamos en la factura de la luz, lo primero que se nos viene a la mente es lo complicadas que parecen ser, pues la mayoría de las facturas incluyen un gran número de elementos sin mucha explicación. Es por ello que tantas personas consideran que la factura de la electricidad es una de las más difíciles de interpretar y supone todo un reto poder comprender de forma clara cada uno de los aspectos que estas facturas incluyen.

Si queremos comprender la factura, lo primero que debemos saber es que en la factura se suelen incluir dos elementos esenciales, el primero de ellos consiste en los montos o costos fijos que deben pagarse mes a mes por el servicio de la electricidad y el segundo de ello se relaciona con el costo que debemos pagar por la energía que consumimos según las diferentes tarifas horarias.

Respecto a las franjas o tramos horarios, vale la pena recordar que cada uno de ellos tiene diferentes precios, todo esto en función de la hora del día. De esta forma, podremos notar que en nuestra factura se muestra la información sobre los precios de cada tramo horario, siendo las franjas horarias punta las más elevadas y las horas valle las más económicas. Mientras que la franja horaria llana posee un costo medio. Sin embargo, lo mejor es siempre contar con alguna app que nos permita confirmar cuáles serán los mejores horarios para consumir energía con los precios más bajos. Y claro, tampoco podemos dejar de lado que la factura de la electricidad también incluye datos sobre los servicios que se necesitan para brindar el servicio de energía y sobre los impuestos que debemos pagar cada mes.

¿Cuáles son los elementos que conforman la factura de luz?

Ahora es momento de que conozcamos a detalle cuáles son los principales elementos que conforman nuestra factura, pues esto nos ayudará a saber con precisión cuáles son las acciones que podemos realizar para ahorrar en nuestro consumo de energía.

El encabezado de la factura

En esta sección encontraremos la información sobre la empresa que nos brinda el servicio de la electricidad, también podremos notar el importe total, el número de factura, el periodo que se está cobrando y un pequeño resumen que incluye datos sobre cada uno de los elementos que debemos pagar.

Además, en el resumen podremos ver reflejado la cuantía de la potencia, el impuesto que se debe pagar todos los meses por la electricidad, el importe que debemos cancelar por nuestro consumo mensual, el costo de otros servicios necesarios para que podamos hacer uso de la electricidad (esto incluye el alquiler del contador), el mantenimiento y el Impuesto al Valor Añadido (IVA).

Información sobre nuestro consumo de electricidad

La información sobre nuestro consumo de electricidad es un insumo muy valioso para que sepamos cuál ha sido el comportamiento de la utilización de la electricidad, pues podremos saber si nuestras acciones para ahorrar energía han comenzado a rendir frutos. Además, en esta sección se incluye el historial de consumo, por lo que podremos realizar comparaciones del consumo de energía que hemos tenido en nuestro hogar en los últimos meses.

Datos particulares sobre el contrato

Aquí podremos observar los datos sobre el titular del contrato, la dirección, el tipo de contrato, datos sobre el Código Universal del Punto de Suministro (CUPS), peajes eléctricos o de acceso, fecha de vencimiento de la factura y la potencia que tenemos contratada.

Destino del importe de la factura

En esta parte se suele mostrar información relacionada con la manera en que se divide el importe a pagar, ya que una parte se distribuye entre los impuestos aplicados, los costes regulados y el costo que tiene la producción de electricidad.

Desglose de la factura

En nuestra factura de la luz también se muestran cada uno de los elementos que debemos pagar cada mes por el consumo de energía, por lo que en esta sección se suele incluir una pequeña explicación de cada aspecto. Aquí aparece de forma más detallada lo que debemos pagar por nuestro consumo mensual de luz, por la potencia que tengamos contratada actualmente, por los peajes eléctricos o de acceso, por los impuestos, etc.

Información para los clientes

Finalmente, las compañías también incluyen datos importantes sobre contacto, atención al cliente e información sobre el origen y el impacto ambiental de la energía que consumimos mensualmente.

Como hemos notado, poder interpretar la factura de la luz es el primer paso para que sepamos cuáles acciones nos podrán ayudar a reducir nuestra factura de la electricidad, pues sabremos con detalle cuál es nuestro consumo mensual, cuál es la potencia que tenemos contratada, las franjas horarias en las que solemos consumir más energía, entre otros elementos básicos. Estos datos nos ayudarán a usar la energía de forma estratégica e inteligente.