Análisis del Huawei P Smart: el gama media más recomendable

Llevamos más de una semana probando el nuevo Huawei P Smart, el nuevo referente de la gama media de Huawei, y hoy te contamos nuestra experiencia con este dispositivo. El P Smart estará a la venta el día 1 de febrero a 259 euros, un precio bastante competitivo por todo lo que ofrece. En las primeras impresiones ya te contamos que tenía buena pinta, y después de unos cuantos días de uso diario, podemos decir que se trata de un gran terminal. Como siempre hacemos, desglosaremos poco a poco cada apartado del dispositivo, contando nuestra experiencia en cada uno de ellos. Sin más, ¡vamos a por el análisis del Huawei P Smart!


La revista de Pro Android – Número 10 (enero de 2018)


Este móvil llega con novedades importantes respecto a su antecesor, el Huawei P8 Lite 2017, empezando por el cambio de nomenclatura, llamándose ahora Huawei P Smart. Aunque la gama Lite seguirá en el mercado, solo veremos un modelo por año. La compañía quiere destacar 3 puntos muy fuertes en este P Smart: diseño, pantalla y cámara. Pero este dispositivo también tiene más detalles interesantes que se esconden debajo del chasis.

Un diseño que deja atrás el cristal y se vuelve más robusto

Una de las novedades del Huawei P Smart es su diseño. El año pasado vimos una combinación de metal y cristal en la parte trasera, mientras que en 2018 solo tenemos metal. Estamos ante un buen apartado, pero que no destaca demasiado en su parte trasera. En ella vemos principalmente la doble cámara y el sensor de huellas. Las bandas para las antenas no son de plástico, sino que están troqueladas en el metal, algo que no es la primera vez que vemos y que nos gusta mucho. Toda la parte trasera del dispositivo es una única pieza de metal, lo que nos deja con un agarre mucho más confortable. 

Esto nos deja con unos bordes redondeados que mejoran considerablemente la ergonomía. Si hablamos de los laterales, todos los botones se encuentran en el lateral derecho, mientras que el izquierdo se reserva para incluir la ranura de la SIM. En la parte superior tenemos un micrófono y en la parte inferior nos encontramos con el altavoz, la entrada microUSB y el jack de audio. Tanto la disposición de los botones como la colocación de las conexiones son cómodas y fáciles de recordar, aunque la posición del altavoz no es la mejor cuando estamos jugando.

Lo mejor del diseño llega cuando enciendes el dispositivo y te das cuenta del porcentaje de pantalla que hay en el frontal. El diseño “sin biseles” es la principal novedad de este Huawei P Smart y lo cierto es que le sienta genial. Gracias a los marcos reducidos y a la pantalla con ratio 18:9, consigue tener el ancho equivalente a un móvil de 5.2 pulgadas de pantalla. Pero efectivamente tenemos una pantalla bastante mayor, concretamente de 5,65 pulgadas, otra de las novedades más interesantes. 

En general es un diseño que nos gusta, aunque es cierto que no es el más destacable de la gama media. El uso del metal nos deja con un dispositivo menos frágil con el que no es necesario usar funda, aunque como siempre, una caída con la pantalla hacia abajo podría ser fatal. Nos parece un buen salto respecto al año pasado, tanto a nivel estético como por las sensaciones al sujetarlo. 

Una pantalla FullHD+ que cumple con todas las expectativas

Posiblemente el punto más importante de este terminal es su pantalla 18:9, denominada Fullview por la propia Huawei, y lo cierto es que nos ha convencido. Como los otros dispositivos con este ratio de pantalla, se puede usar con una sola mano de una forma más cómoda. Todas las apps se adaptan automáticamente al 18:9, y a día de hoy prácticamente todos los juegos también están optimizados. En los días que hemos estado trasteando con esta pantalla nos hemos dado cuenta de que es un buen panel, pero como es de esperar, tiene detalles que lo separan de los paneles de gama alta.

Su tecnología es IPS y nos permite visualizar el contenido en FullHD+ (2160 x 1080 píxeles). El tamaño de 5,65 pulgadas nos parece equilibrado, siendo que casi todos los gamas altas se lanzan a las 6 pulgadas o más. Es un panel con una tactilidad muy buena y que se ve genial cuando estamos en interiores, pero la cosa flojea cuando salimos a la calle y la luz del sol incide directamente sobre el panel. Aunque tiene un buen brillo, debería ser un poco más alto para poder afrontar perfectamente esas situaciones. Son detalles que la compañía debe ir puliendo, pero que no le quitan mérito a la calidad del panel.

Sus colores son muy buenos y realistas. Los fondos de pantalla del propio móvil realzan muy bien las principales características de la pantalla y en general nos parece un panel muy bueno para jugar y consumir contenido. Además del brillo, también hay otra pega que no nos gusta demasiado: el margen negro alrededor del panel. Es algo que tenemos que sufrir en muchos smartphones y que en nuestra versión en color blanco se nota mucho. Por suerte no son tan pronunciados como en otros terminales, pero están ahí y es algo que no nos gusta en ningún terminal. El día de la presentación pudimos probar el P Smart en color negro y sin duda se disimulan mucho mejor.

Es unas pantalla que destaca en la gama media y que posiblemente sea de las mejores en su rango de precio, aunque también es cierto que buena parte de la competencia se ha puesto las pilas y cada vez tenemos paneles de mayor calidad en este segmento.

Kirin 659, 3 GB de RAM y 32 GB de almacenamiento: no necesitas más

Vale, puede que seas el usuario más gamer del mundo y ese titular no valga para todos, pero si de algo nos hemos dado cuenta usando este Huawei P Smart, es que la mayoría de usuarios tendrán el rendimiento suficiente para realizar todas las tareas que quieran. Hemos podido jugar, consumir contenido en alta resolución, abierto aplicaciones muy exigentes y el dispositivo ha cumplido a la perfección. Es smartphone que usaba previamente es un gama alta de 2017 y lo cierto es que no hemos notado tanta diferencia a la hora de utilizar este P Smart.

Con esto no queremos decir que tenga el mismo rendimiento que un dispositivo de 700 euros, pero es el necesario para casi todos los usuarios que quieren chatear, ver redes sociales, consumir Netflix y jugar de vez en cuando. También puedes jugar a todas horas, aunque los juegos más exigentes tardarán más en cargar. Aún así, su Kirin 659 parece estar muy optimizado y nos permite navegar con fluidez por todo el sistema operativo. Hemos descargado juegos como Asphalt 8 y lo ha corrido sin problemas, algo que no podemos decir de todos los dispositivos en este rango de precio.

Otra de las novedades respecto al año pasado es la memoria interna del terminal. Ahora aumenta hasta los 32 GB, un almacenamiento en linea con la competencia en la gama media, y que resulta más que suficiente para almacenar miles de fotografías y decenas de aplicaciones sin tener que preocuparnos. Además cuenta con expansión microSD hasta 256 gb más.

A estas alturas es imposible saber como envejecerá el móvil, pero sí podemos asegurar que su rendimiento actual es mucho mejor del que esperábamos para un gama media de 259 euros.

Android 8.0 Oreo y EMUI 8 nada más sacarlo de la caja

En cuanto al software, tenemos sensaciones encontradas. La buena noticia es que viene con Android 8.0 Oreo de serie, siendo que muchos gamas altas siguen en Nougat. Es el primer terminal de gama media que llega con esta versión de Android, sin embargo también llega con EMUI 8, la nueva versión de la capa de personalización de Huawei.

Lo reconozco, no soy muy fan de este tipo de capas de personalización, pero esto es algo subjetivo y conozco gente que sí le gusta. Como punto positivo, cuenta con muchos añadidos, tanto de seguridad como de personalización, aparte de las novedades de Android Oreo. Por otro lado, es cierto que la apariencia de esta capa puede ser una de las más chocantes si nunca antes has usado un terminal de la marca, aunque es fácil adaptarse. Nosotros somos muy de usar Nova Launcher, el cual lo hemos tenido activado desde el segundo día.

En cuanto al bloatware, llega con varias aplicaciones preinstaladas, aunque por suerte la mayoría se pueden desinstalar o deshabilitar. Entre otras tenemos Swiftkey, uno de los teclados más populares. No creo que nadie utilice todos los añadidos que ofrece EMUI ni todas las apps preinstaladas, pero para algunas funciones puntuales puede resultar útil, al no tener que instalar aplicaciones de terceros. Como no podía ser de otra forma, podemos disfrutar de Google Assistant y de todas las funciones de voz. Muy pocos dispositivos en el mercado pueden presumir de tener Android 8.0 Oreo, especialmente en la gama media, motivo por el cual el P Smart gana bastantes puntos en el apartado del software.

El primer Huawei de gama media con cámara doble

Llegamos a otro de los puntos más importantes del dispositivo: la cámara. Este Huawei P Smart es el primer gama media de la compañía en tener una cámara doble. No por ello debemos esperar la misma calidad que en los dispositivos de gama alta, pero lo cierto es que cumple bastante bien. En el rango de precio del P Smart no solemos ver cámaras muy destacables, aunque en 2017 alguna compañía sorprendió introduciendo el doble sensor. Huawei lo utiliza para lograr un modo retrato, aunque hemos visto que algunas compañías lo consiguen mejor por software. Estamos ante una cámara con un sensor principal de 13 megapíxeles, y un sensor secundario de 2 megapíxeles. Curiosamente, a día de hoy aún se desconoce la apertura focal de las cámaras del P Smart.

La interfaz de la app de cámara es bastante típica, nos permite cambiar los principales apartados de la captura, así como seleccionar el modo con el que queremos disparar. En general, es una cámara con la que hay que encontrar buenas situaciones de luz para hacer buenas fotos. Cuando estas condiciones son óptimas podemos conseguir muy buenas fotografías, sin mucho ruido y con una buena representación de los colores. Pero como es habitual, la calidad se reduce cuando estamos en interiores y las condiciones de luz empeoran.

En estas situaciones la cámara presenta más ruido y realizar una fotografía estática y con calidad es complicado. Puedes ver las diferentes tomas que hemos realizado durante nuestro análisis, siendo las mejores en espacios abiertos y con luz natural. Se trata de una cámara decente a la que podemos sacarle mucho partido con una pequeña curva de aprendizaje. En condiciones de buena luz será sencillo sacar fotografías y su detalle puede llegar a sorprender, pero no esperes tener una cámara para hacer fotos nocturnas espectaculares.

El sensor delantero es muy interesante, ya que con sus 8 megapíxeles es capaz de hacer buenas fotografías. Volvemos a la misma dinámica, ya que en interiores la calidad desciende y el ruido se hace mucho más evidente, aún así, durante el día y con unas condiciones lumínicas decentes, la cámara delantera se comporta correctamente.

Un buen sonido y una batería muy decente

Si buscas el dispositivo con mejor calidad de sonido, este Huawei P Smart no es el más recomendable, pero cumple con los estándares de la gama media. Tenemos un volumen decente con una calidad sonido intermedia. Parece que la caja acústica del altavoz no es demasiado grande, algo que favorece a las frecuencias medias pero que mata en algunas ocasiones las bajas. Además, cuando el volumen está al máximo el dispositivo puede vibrar más de lo normal, aunque sin ser algo muy molesto y que te exija bajar el volumen. El altavoz está colocado en una posición típica que puede ser tapado con facilidad cuando jugamos o sostenemos el móvil al ver un vídeo. Aún así, contamos con un apartado de audio que es bueno en líneas generales. 

Uno de los puntos a tener en cuenta a la hora de comprar un móvil es la batería. En este caso tenemos 3000 mAh, una cifra en la media. La autonomía que ofrece también es normal, correcta, suficiente para casi todos los usuarios. Fácilmente puede darte 4 horas de pantalla o más, aunque dependerá del uso que le des y las conexiones que tengas activadas. Se nota que Huawei ha optimizado los consumos con el Kirin 659, consiguiendo unos resultados muy aceptables. Claro está, no podemos tener la pantalla con el brillo al máximo ni estar todo el día jugando, pero con un uso moderado tirando a intenso podemos considerar que este dispositivo tiene una buena autonomía.

El punto negativo en cuanto a la autonomía es que no contamos con carga rápida, una característica que hubiésemos agradecido mucho. Tampoco podemos decir que sea especialmente lenta, simplemente en la media.

Nuestra opinión del Huawei P Smart

En general, sí. Es uno de los terminales de gama media más interesantes de la actualidad. La compañía se ha interesado en ofrecer una pantalla de calidad y que sigue la tendencia de los biseles reducidos. Además, podrás contar con Android 8.0 Oreo nada más sacarlo de la caja. Tiene puntos muy positivos como poder pagar mediante NFC con todas las aplicaciones compatibles, aunque le fallan cosas como no contar con el conector USB Type-C. 

Aún así, Huawei sigue apostando por un dispositivo con buen rendimiento, un diseño correcto y un precio bajo que puede competir perfectamente en el mercado. La compañía confía en que el Huawei P Smart se convierta en su nuevo súper ventas, veremos si el tiempo les da la razón.

El Huawei P Smart estará a la venta en España a partir del 1 de febrero por solo 259 euros.


Android te dirá la velocidad de las redes Wi-Fi antes de conectarte


 

Quelian Sanz

Redactor en Pro Android | Apasionado de ese Androide verde que tanto esconde. Se comenta que tecleo sobre actualidad. Me gusta probarlo todo en este mundo de la tecnología. Los gusanos se comen a las manzanas. Enamorado de lo que una gran mayoría llama ruido. Twitter

25/01/2018 18:00