Análisis del Samsung Galaxy Watch Active: el smartwatch más estético de la marca

QEl mercado de los smartwatch no llega a despuntar y es que a día de hoy, no son muchas las marcas que se atreven a lanzar este tipo de productos. Si le preguntas a cualquier usuario, es probable que lo primero que se le venga a la cabeza es el Apple Watch y es que la marca de la manzana ha conseguido un producto redondo, que gusta tanto por diseño como por características. Samsung sigue en su eterna lucha frente a Apple y el Samsung Galaxy Watch Active podría ser la respuesta perfecta frente al Apple Watch. Llevamos un par de semanas probándolo y aquí os traemos nuestro análisis completo.

Hace casi cinco meses que os trajimos el análisis de otro smartwatch de la marca, el Samsung Galaxy Watch. Este nuevo modelo se presenta como un cambio estético principalmente, aunque también cuenta con unas características más recortadas. Esto provoca que su precio también sea más asequible.Después de probarlo durante unas semanas, aquí os dejamos nuestra opinión al respecto.

Un diseño discreto que gusta a casi todo el mundo

En el anterior reloj que analizamos, Samsung apostó por un diseño algo rudo, con una corona más grande y un dial giratorio. Esto le daba el aspecto de un reloj de gran tamaño, pero las funcionalidades de ese dial giratorio nos encantaron. Con este Samsung Galaxy Watch Active el diseño cambia por completo y es que mirando el reloj de frente veremos simplemente un cristal circular, sin ninguna clase de dial ni marco de plástico. En el momento de su presentación, la eliminación del dial fue criticada, pero tras probarlo, creemos haber entendido el por qué de esta decisión.

La pantalla de este Samsung Galaxy Watch Active es perfectamente redonda y cuenta con unos marcos relativamente grandes (no esperes una pantalla de punta a punta del reloj). A pesar de ello, en ningún momento nos han resultado molestos y es que el apartado más llamativo de este reloj es su pantalla. El cristal que protege la pantalla cuenta con curvatura 2.5D, por lo que al tacto es realmente suave y no nos clavaremos ninguna esquina al utilizar los gestos táctiles del reloj, que ya comentaremos más adelante.

La construcción del cuerpo de este reloj es metálica con un acabado brillante. Nuestra unidad es la de color verde y nos parece muy original, pero también lo encontramos en plateado, negro y rosa. En la parte derecha de la esfera tenemos dos botones, ambos metálicos también, pero con un pequeño acabado en una textura rugosa para ayudar a diferenciarlos. Durante el uso diario, no hemos notado dicha textura porque solo es apreciable con la uña. El botón superior se utiliza como tecla “Atrás”, mientras que el de abajo es el botón de “Inicio”, que también se usará para encender y apagar el reloj. La parte inferior del Samsung Galaxy Watch Active está construida en plástico, pero el centro de la misma es de cristal, donde se encuentran los sensores de frecuencia cardíaca.

A diferencia de otros relojes de la marca, solo está disponible en un tamaño, bastante compacto, por lo que es ideal para personas con muñecas pequeñas, algo que agradecerá el público femenino. Si eres una persona con una muñeca grande, quizás te interese optar por una alternativa de mayor tamaño. Las correas que vienen incluidas en la caja son de silicona y, por suerte, se nos incluye una correa perforada de mayor tamaño para aquellos que tengan un diámetro de muñeca mayor. Estas correas serán fácilmente intercambiables gracias al mecanismo de agarre que tienen.

El reloj se carga de forma inalámbrica en la base que encontramos en su caja. Está imantada, por lo que será muy sencillo colocar el reloj para que empiece a cargar. En la parte superior del reloj, justo donde empieza la correa que cuenta con la hebilla, encontramos dos orificios. Uno de ellos se corresponde con el micrófono, mientras que el otro lo hace con el barómetro del dispositivo. La construcción se siente sólida y es realmente cómodo cuando lo llevamos puesto, tanto, que nos olvidaremos que los estamos utilizando, algo idóneo en esta clase de dispositivos.

Una pantalla circular de excelente calidad

La pantalla de este Samsung Galaxy Watch Active es de 1,1 pulgadas y cuenta con una resolución de 360 x 360 píxeles. Puede parecer poca, pero para que os hagáis una idea, la densidad de píxeles se queda en 302 píxeles por pulgada, por lo que es imposible distinguir los píxeles desde la distancia de uso habitual. La tecnología de esta pantalla es superAMOLED, normal viniendo de Samsung y cuenta con unos colores muy llamativos, probablemente por tener una gran saturación. En un teléfono sería algo que podríamos criticar, pero en esta clase de dispositivo no buscamos realismo de color, sino que la visualización sea cómoda.

En un smartwatch, se pide que la visualización de la pantalla sea posible en cualquier condición lumínica. En el Samsung Galaxy Watch Active no iba a ser diferente y la verdad es que no tendremos ningún problema. Podremos configurar manualmente el nivel de brillo que queremos, pero en el nivel 5 o 6 es más que correcto, además, que cuenta con sensores de luminosidad que suben el brillo cuando hay luz directa. El mayor “defecto” que le encontramos es en condiciones de poca luz, donde el brillo no baja automáticamente al mínimo, por lo que si lo usamos de noche, nos deslumbrará.

Teniendo en cuenta que Samsung ha retirado el dial giratorio de este reloj, la única forma que tenemos de interactuar con el sistema es su pantalla táctil. Pese a lo que pueda parecer por su tamaño de 1,1 pulgadas, la interacción es realmente cómoda, en parte porque la tactilidad es realmente buena y la respuesta del sistema también. El cristal de la pantalla tiene un tratamiento oleofóbico que ayuda a que no se queden las huellas marcadas en la propia pantalla. Este cristal también ayuda mucho a la experiencia de usuario, pues ayuda a que el dedo deslice a la perfección.

Antes os comentábamos que el cristal contaba con curvatura 2.5D y que era de gran ayuda. Esto es porque al realizar gestos de desplazamiento lateral, muchas veces acabamos saliéndonos de la corona o empezando el propio gesto desde fuera. La curvatura del cristal ayuda a que este gesto sea fluido y no notemos ningún borde con nuestro dedo. Pese al tamaño de la pantalla, es cómodo leer las notificaciones que nos llegan e incluso responderlas con su teclado. Como detalle, la pantalla se puede activar de tres formas diferentes: levantando la muñeca, con doble toque sobre la pantalla o apretando cualquiera de los dos botones.

Tizen es una gran opción como sistema operativo

Google no ha conseguido que WearOS (anteriormente Android Wear) triunfe. Desde el momento en el que Samsung se lanzó al mercado de los smartwatch, ha estado utilizando su propio sistema operativo: Tizen. Tras tantos años mejorándolo, ha alcanzado un nivel de madurez realmente bueno y la verdad es que funciona de forma muy fluida en todas las situaciones. No tenemos que olvidarnos que un smartwatch es como un pequeño smartphone y este Samsung Galaxy Watch Active no iba a ser diferente, pues en él podremos instalar diferentes aplicaciones, como Spotify y de vez en cuando tendremos que acordarnos de cerrar las que están en segundo plano.

El procesador de este modelo es el mismo que vimos en el Galaxy Watch: un Exynos 9110, aunque la cantidad de memoria RAM se sitúa en los 768 MB. Sinceramente, esto no lo hemos notado en ningún momento, pues hemos utilizado el reloj sin preocupaciones y la respuesta siempre ha sido inmediata. Probablemente esto sea debido a la implementación de un sistema operativo propio, el cual está muy optimizado para sus dispositivos.

Con esta versión de Tizen, podremos aprovechar todas las características del reloj. Por ejemplo, si te gusta salir a correr o hacer excursiones, cuenta con GPS, que trazará la ruta que has seguido durante dicha actividad. Además, la medición continua de frecuencia cardíaca ayuda a tener un control mucho mayor sobre nuestra salud que en otras alternativas del mercado. Samsung ha hecho un gran trabajo con este Samsung Galaxy Watch Active sobre todo para los amantes del deporte y es que es capaz de detectar múltiples ejercicios, aunque siempre es mejor que iniciemos una actividad manualmente para que la medición sea más precisa.

Samsung ha dotado al reloj de protección hasta 5 ATM de profundidad (50 metros), por lo que lo podremos utilizar mientras nadamos,aunque el agua salada es mejor evitarla. Esto, unido a la monitorización que nos hace mientras nadamos de recuento de brazadas y distancia, es idóneo para quienes quieren un reloj para la natación sin renunciar a las características de un smartwatch.

El Samsung Galaxy Watch Active es un reloj pensado para el deporte, y esto se nota enseguida que lo utilizamos, pues la mayoría de widgets de la esfera están destinados a esta característica. El sistema detectará cuando llevamos un tiempo realizando alguna actividad y nos saltará el aviso automático. Esto es un poco incómodo a veces, pues si queremos consultar la hora durante una actividad, la primera vez que miremos la pantalla se mostrarán nuestros pasos, por ejemplo.

La gestión de notificaciones es impecable, permitiéndonos seleccionar las aplicaciones que queremos que nos notifiquen en el reloj, además de tener la posibilidad de responder a dichas notificaciones. Esto lo podremos hacer mediante voz, con mensajes predeterminados / emojis o con su teclado, que aunque sea un poco lioso al principio, es fácil acostumbrarse, pues mezcla el teclado numérico clásico con un gran teclado predictivo.

Antes hemos nombrado que podremos instalar aplicaciones, como Spotify. Esto es de gran utilidad si salimos a correr, pues también podremos conectar nuestros auriculares inalámbricos directamente al reloj. Además, podremos descargar e instalar nuevas watchfaces desde la Galaxy Store, donde hay muchas gratuitas con diseños muy atractivos. Samsung incluso lo ha dotado de Samsung Pay, para poder realizar compras en tiendas físicas directamente con nuestro reloj, sin necesidad de sacar el móvil.

Una batería de día y medio

Llegamos al punto más débil de este reloj y es su batería. Ha sufrido una gran bajada de capacidad respecto al otro modelo de la compañía, pues cuenta con 230 mAh, algo menos de la mitad del Galaxy Watch (472 mAh). Esto causa que la autonomía también sea inferior, haciendo que sea imposible llegar a los dos días sin cargarlo. Si prefieres hacer ciclos más largos, nosotros hemos alcanzado el día y medio de uso, llegando con algo menos del 10% al cargador. El tiempo de carga hasta el 100% es de aproximadamente 2 horas, bastante lento teniendo en cuenta que el cargador es de 5W y la capacidad de la batería es tan pequeña. A la práctica, todo esto significa que lo tendrás que cargar cada noche, pudiendo estar bien tranquilo durante todo el día, ya que va a aguantar sin problemas hasta la noche siguiente.

Como punto positivo de tener una batería menor, es que el peso también es significativamente más pequeño, quedándose en los 25 gramos, menos de la mitad que el Galaxy Watch con sus 63 gramos.

Nuestra opinión del Samsung Galaxy Watch Active

Tras estar este tiempo probando el Samsung Galaxy Watch Active hemos llegado a la conclusión de que se trata de un dispositivo muy completo y funcional. Es perfecto para aquellos apasionados por el deporte que no quieran perder su lado más tecnológico, pues es cómodo en cualquier situación del día a día. El problema es que los smartwatch ofrecen pocas funciones extra a lo que ofrece ya un smartphone para un usuario normal. Además, su precio echa para atrás a mucha gente y es que el precio oficial es de 249 euros, aunque en Amazon podemos encontrarlo algo más barato. A medida que vayan saliendo más ofertas, se puede convertir en uno de los relojes inteligentes más interesantes, sobretodo para los que busquen un reloj ligero que apenas se note en la muñeca.

Rebajas
Samsung Galaxy Watch Active – Smartwatch (1,1”,40mm, Tizen, 768 MB de RAM, Memoria Interna de 4 GB), Color verde – Versión Española
  • Diseño discreto y ligero con pantalla de 40'' Amoled Gorilla full color AOD Glass y esferas para combinar con el estilo que mejor...
  • Incorpora un monitor que mide tu frecuencia cardiaca y envía alertas en tiempo real cuando detecta anomalías D8

¿Es un gran producto? Sí. ¿Lo recomendamos? Sí. ¿Está hecho para todos? Lamentablemente no. Nuestra recomendación es sobre todo para aquellos que vayan a sacarle todo el provecho a la hora de hacer deporte, pero como herramienta para ver las notificaciones, la hora y poco más. Hay alternativas más económicas, pero Samsung ha hecho un grandísimo trabajo con este smartwatch que cuenta con un diseño y una funcionalidad impecables.

Juanjo Segura

Redactor en Pro Android | Apasionado por el mundo Android y por la natación. Siempre dispuesto a ayudar a cualquiera con problemas y/o dudas sobre smartphones. Me gusta cacharrear con cualquier aparato electrónico.

02/05/2019 17:30