zte-blade-v7-lite-principal

La semana pasada, os trajimos las primeras impresiones de uno de los terminales que forman la gama baja de la firma ZTE, el ZTE Blade V7 Lite, un terminal de especificaciones contenidas pero que quiere diferenciarse de sus competidores en el apartado estético. De primeras, poco os pudimos hablar sobre este terminal, pero hubo un par de detalles que no nos gustaron nada más sacarlo de la caja y otros tantos que sí, por lo que os recomendamos que os paséis por las primeras impresiones del ZTE Blade V7 Lite.


ZTE Blade V7 Lite, primeras impresiones de un gama baja metálico


Tras más de una semana probándolo como dispositivo de uso diario, ya podemos llegar a unas conclusiones de todos los apartados del terminal y ya podréis valorar vosotros mismos si vale o no la pena la compra de este ZTE Blade V7 Lite, que para bien o para mal, no nos ha dejado indiferentes en casi ningún aspecto.

Especificaciones completas

Antes de daros las especificaciones completas de este ZTE Blade V7 Lite, es recomendable saber que este terminal está orientado a formar parte de la gama baja.

  • Pantalla de 5 pulgadas en resolución HD (1280×720 píxeles).
  • Cuerpo metálico con lector de huellas dactilares en la parte trasera.
  • Procesador de cuatro núcleos MediaTek MTK6735P que corre a 1.0 GHz.
  • 2 GB de memoria RAM.
  • Almacenamiento interno de 16 GB ampliables mediante tarjeta MicroSD.
  • Cámara trasera de 13 megapíxeles acompañada de un flash LED.
  • Cámara frontal de 8 megapíxeles también con un flash LED.
  • Unas dimensiones de 143.8 x 70.2 x 7.9 milímetros.
  • Un peso de 133 gramos.
  • Android 6.0 Marshmallow.
  • Batería de 2500 mAh.

Diseño y construcción del ZTE Blade V7 Lite

zte-blade-v7-lite-trasera-fondo

Fisícamente, nos encontramos con un terminal que si bien no destaca excesivamente por su diseño, es fácil que guste a casi todo el mundo. El frontal tiene un estilo minimalista, totalmente en negro a excepción de tres botones capacitivos en la parte inferior del marco, de los cuales solo el botón central, que corresponde a la tecla “Home”, será visible siempre, puesto que está representado con un círculo azul que se ilumina en luz de este mismo color cuando lo tocamos. Los otros dos botones, estarán ocultos la mayor parte del tiempo, puesto que solo los veremos cuando los toquemos, ya que se trata de dos LED’s de color azul. Estos dos botones, podremos personalizarlos mínimamente, eligiendo cual tendrá la función de volver y cual la de menú. Sí, la función de menú, es increíble como a estas alturas algunos fabricantes no incluyan directamente un botón para la multitarea, mucho más útil que esta función.

Siguiendo con la parte frontal del ZTE Blade V7 Lite, en la parte superior nos encontramos con el flash LED que tiene una especie de difusor, cosa que se agradece para que la fotografía facial se suavice. En el lado contrario, la cámara frontal y el LED de notificaciones, que parece estar muy hundido y que podremos visualizar correctamente solo de frente. En cuanto a la parte trasera del dispositivo, prácticamente todo está construido en alguna clase de metal, probablemente aluminio, debido a la ligereza del terminal. Toda la parte trasera es metálica, a excepción de la parte superior e inferior que son de plástico, presumiblemente para las antenas. En ella vemos la cámara trasera junto con el flash LED y el lector de huellas, diseño que nos recuerda un tanto al del Xiaomi Redmi Note 3. Por último, en la parte inferior encontramos el logo de la marca y dos ranuras para los altavoces, aunque realmente solo lo es el de la izquierda.

zte-blade-v7-lite-construccion

Los marcos del terminal también parecen metálicos, a excepción del superior y el inferior, que están fabricados en plástico y dan una buena sensación de solidez al terminal. En el lado izquierdo, contamos con las teclas de volumen, mientras que en el derecho, el botón de encendido y la ranura para las dos tarjetas SIM o la tarjeta SIM y la MicroSD. En cuanto a los botones, decir que tienen un buen recorrido y que son fáciles de encontrar. Como punto flaco de la construcción, decir que hay cosas que parecen no terminar de encajar, como la bandeja para las tarjetas SIM, que “baila” un poco en su ranura, o el cambio de los marcos metálicos a los de plástico, que crean una especie de escalón.

Pantalla: cuando la resolución no lo es todo

Cinco son las pulgadas de pantalla que tiene el ZTE Blade V7 Lite, un estándar que ya se ha tomado como el tamaño de pantalla mínimo para un terminal decente. Su resolución es HD, lo que nos arroja una cifra aproximada de unos 294 pixeles por pulgada, una resolución que ya hemos visto centenares de veces en dispositivos de esta diagonal, pero que en este caso, nos ha dejado bastante fríos. Si bien no podemos quejarnos de falta de detalle, puesto que es una resolución suficiente, nos ha dado la sensación que la tasa de refresco de la pantalla es inferior de la que estamos acostumbrados, ya que parece que no llegue a los 60 Hz de frecuencia. ¿Por qué decimos esto? Pues bien, en diferentes plataformas podemos visualizar vídeos a 60 fps (fotogramas por segundo) y al visualizarlos en este terminal nos hemos dado cuenta que le faltaba la fluidez característica de esta clase de vídeos.

zte-blade-v7-lite-pantalla

Para asegurarnos que no era cosa del vídeo, hemos reproducido el mismo vídeo, con las mismas condiciones, en dos terminales diferentes y la diferencia de fluidez es muy notable. Hablando de otros puntos de la pantalla, los niveles de brillo, son decentes, sobretodo le brillo máximo, que será suficiente para la visualización de la pantalla bajo el sol, mientras que el nivel mínimo es un poco alto para su visualización en oscuridad total. Por último, una cosa que tampoco nos ha gustado de la pantalla, son los cambios constantes de contraste. Durante el uso normal dentro de algunas aplicaciones no se nota, pero en aplicaciones de mensajería como Whatsapp, donde tanto el fondo como el bocadillo de los mensajes son colores claros. Lo que pasa es que de vez en cuando parece ser que el contraste cambia radicalmente, llegando a no notar diferencia entre el fondo y estos bocadillos, algo realmente molesto, puesto que la pantalla está en un cambio constante y que no podemos configurar.

Cámara, 13 megapíxeles que no nos convencen

La época donde asociábamos la calidad de una cámara a sus megapíxeles está llegando a su fin, vemos como los sensores que mejor resultado están dando se corresponden con cámaras de resolución inferior a las que teníamos hace un par de años y con este ZTE Blade V7 Lite, podemos reiterar que los megapíxeles no lo son todo. La calidad de la fotografía en este terminal es baja casi en cualquier situación de luz. A pesar de sus 13 megaíxeles, la cantidad de detalle en las tomas es bajo y el rango dinámico es pésimo, a no ser que utilicemos el modo HDR, que a veces hace catástrofes, puesto que parece que aplica alguna clase de filtro en la fotografía. En la fotografía nocturna, los resultados son peores incluso, puesto que no hemos conseguido que ninguna de las tomas salga enfocada pese a nuestros intentos, aunque esperamos que con alguna futura actualización se corrija esto. A continuación os dejamos una galería de Flickr para que podáis ver las imágenes en buena calidad.

ZTE Blade V7 Lite

En cuanto a la cámara frontal, nada a destacar, a excepción de que las fotos salen un poco acuareladas, algo que no nos esperábamos al conocer la resolución de dicha cámara, aunque el flash LED salva un poco cualquier toma.

La aplicación de cámara es muy escueta, no tiene ningún apartado destacable, puesto que todos los modos que encontramos están en la mayoría de smartphones del mercado. Algo que si queremos destacar, es un pequeño modo manual que nos permitirá cambiar, de forma muy limitada, algunos ajustes como la ISO o la velocidad de exposición. Poco más podemos deciros de la aplicación de cámara, aunque nos ha parecido un poco lenta al hacer algunas acciones, como tomar las fotografías HDR.

Rendimiento y experiencia de usuario

Nada más sacarlo, nos sorprendió que el ZTE Blade V7 Lite venía por defecto con el modo de ahorro de energía activado, lo cual limitaba su rendimiento y las animaciones del sistema. Con un procesador de cuatro núcleos a 1 GHz y 2 GB de memoria RAM, tampoco esperábamos un gran rendimiento, pero sí algo más del que nos hemos encontrado. En primer lugar, nos hemos dado cuenta que la multitarea se satura rápidamente, el cambio entre aplicaciones es muy rápido, de eso no podemos quejarnos, pero al poco de tener unas cuantas aplicaciones abiertas, notábamos como el rendimiento y la fluidez del terminal bajaban drásticamente, lo que nos forzaba a cerrar todas o casi todas las aplicaciones abiertas.

En cuanto al rendimiento en general, nada destacable, las animaciones no son del todo fluidas y la carga de juegos era demasiado lenta, incluso en títulos que exigen realmente poco, como Race Time, del cual os hablamos hace poco en ProAndroid. Tal vez este bajo rendimiento sea causado por la capa de personalización de ZTE, que si bien hay algunos aspectos que no toca, como el panel de ajustes, hace un lavado de cara a casi toda la interfaz en general, cambiando desde el launcher, que pierde el cajón de aplicaciones, hasta a barra de notificaciones. En si la capa no está mal, pero tiene un defecto y muy grande, el bloatware.

zte-blade-v7-lite-interfaz

Ya os comentamos en las primeras impresiones que al sacarlo de la caja, el ZTE Blade V7 Lite contaba con una gran cantidad de aplicaciones preinstaladas, desde las redes sociales tipo Facebook, Instagram o Twitter, hasta el Clean Master, muchas de las cuales, no podemos desinstalar. La más tediosa de todas es Clean Master, la cual nos recuerda cada dos por tres que la memoria RAM está llena o que una aplicación recién instalada es segura o que ha detectado un número exageradamente grande de fallos a la hora de cargar nuestro terminal (por Dios, no es tan complicado). Otro detalle a tener en cuenta es la gran cantidad de accesos directos que encontramos junto a las aplicaciones: para ir a configurar la huella, los gestos, cámara espejo, copia de seguridad, todas estas opciones las encontramos en los ajustes. Como detalle personal, hay algo que me ha molestado bastante durante este periodo de prueba y es que al encender el toggle de la linterna, en vez de hacerlo directamente, se nos abrirá una aplicación explícitamente para ello, al más puro estilo 2012.

Para acabar con el apartado de la experiencia de usuario, decir que el lector de huellas dactilares no va del todo fino y casi todas las veces tendremos que posar nuestro dedo encima de él mas de una vez, eso sí, habiendo pulsado previamente la tecla de desbloqueo, ya que no se desbloquea automáticamente al posar nuestro dedo sobre él. Un detalle que sí nos ha gustado del lector de huellas, es la posibilidad de realizar gestos como bajar la barra de notificaciones, gestos que funcionan realmente bien y son útiles.

Batería, una grata sorpresa

La capacidad de la batería del ZTE Blade V7 Lite no es que deslumbre por sus cifras, 2500 mAh no son nada destacables, pero hay que decir que tiene un muy buen rendimiento, llegando siempre al final del día con un 15% de batería aproximadamente tras un uso medio alto, de diferentes aplicaciones de redes sociales y algunos juegos. Para los que queráis saber las horas de pantalla que hemos conseguido durante el día completo, han sido unas 4 horas y media de pantalla encendida y con un 20% aproximado de batería restante.

zte-blade-v7-lite-bateria

En este apartado, el ZTE Blade V7 Lite nos ha sorprendido, pues se encuentra al nivel de terminales con baterías de mayor capacidad y de precio más elevado. Hay que destacar, que viendo la gráfica de consumo, parece que el terminal no entra en deep sleep nunca, es decir, no vemos la aparición de Doze por ningún lado, pero mientras los consumos sean buenos, tampoco es cuestión de quejarse.

Conclusiones finales ZTE Blade V7 Lite

Tras esta temporada utilizando el ZTE Blade V7 Lite como teléfono personal y viniendo de utilizar un terminal de gama alta, sinceramente creo que esperaba demasiado de un terminal de este rango de precios, puesto que he probado terminales de precios similares que ofrecían una mejor experiencia de usuario, ya que hay algunos aspectos que me han dejado un poco mosca: su cámara es de bajo nivel, su rendimiento es muy inferior al de sus rivales directos (quizás lo solucione una actualización) y su software deja mucho que desear en diferentes sentidos. Hay que decir que ZTE es una marca con grandes terminales, pero parece que con el ZTE Blade V7 Lite no han conseguido llegar a unos mínimos.

Por otro lado, hay aspectos que me han sorprendido, como la calidad de construcción para tratarse de un terminal que encontramos en algunas tiendas por menos de 150 euros, su batería, que a pesar de que los números apuntaban a una vida del terminal escasa, ha cumplido con creces nuestras expectativas y el peso. Puede parecer una tontería, pero se hace realmente cómodo sujetar y llevar en el bolsillo un terminal tan liviano.


ZTE Axon 7: análisis y experiencia de uso


COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Juanjo Segura

Redactor en ProAndroid.com | Futuro Ingeniero Eléctrico, apasionado por el mundo Android y por la natación. Siempre dispuesto a ayudar a cualquiera con problemas y/o dudas sobre smartphones. Me gusta cacharrear con cualquier aparato electrónico.

04/02/2017 18:08