Doble check azul

Siempre es emocionante recibir una nueva actualización de una de las aplicaciones más utilizadas por todos nosotros en nuestra vida cotidiana. Nos referimos como no podía ser de otra manera a WhatsApp, la aplicación de mensajería instantánea por excelencia y que pertenece a otro gran gigante como es Facebook.

Durante el día de ayer muchos empezamos a notar que el ya tradicional “doble check” verde que indicaba que un mensaje había sido recibido en el terminal de destino, a los pocos minutos o segundos, dependiendo de la rapidez del destinatario, cambiaba a un color ligeramente azulado.

En seguida se dispararon los rumores sobre la posible finalidad, pero era un secreto a voces la verdadera finalidad de este cambio: WhatsApp permite saber ahora si se han leído o no los mensajes. Para muchos esto es una muy buena noticia, ya que se acaba la incertidumbre de saber si la persona al la que mandamos un texto, foto, vídeo o nota de audio ha recibido el mensaje. Pero para muchos esto es una total perdida de privacidad.

Si no teníamos suficiente con el “doble check” verde (el que teníamos hasta ahora) para saber si nuestro mensaje había sido recibido, ahora los responsables de esta conocidísima aplicación nos “delatan” cuando lo leemos, lo que personalmente considero una intromisión en nuestra privacidad. Y por si este nuevo servicio no fuera suficiente, no es un ajuste que podamos seleccionar a nuestro antojo, es una imposición en toda regla. ¿Si podemos hacer que nadie vea nuestra última conexión, por que van a saber si leemos o no los mensajes?

Con este cambio de color, sera más difícil omitir a ese contacto que no para de mandar cosas absurdas o al novio/a que quiere controlar hasta el más mínimo detalle (sin contar a los progenitores..). A cuantos os han preguntado alguna vez eso de ¿Por qué no me contestas? o el típico ¿te pasa algo?… al que nos gustaría responder ¡no, simplemente no quiero hablar!

Puede que mi opinión sea exagerada, pero creo que hemos llegado a un punto en el que si no estas permanentemente conectado y disponible (que es lo peor) parece que te quedas atrás. ¿Era necesario llegar al “doble check” azul? ¡Cuentanoslo!