Algunos Samsung Gear

Que Android es el sistema operativo más utilizado en el mundo es algo que nadie puede poner en duda. Muchas son sus virtudes, aunque hay que decir que algún que otro defecto también tiene. Esto deben de pensar los responsables de la multinacional coreana, ya que desde hace un par de años están lanzando wearables con un sistema operativo alternativo: Tizen.

Cuando Samsung empezó con esta política, muchos fuimos los que nos alegramos, ya que el tener más sistemas operativos a nuestro alcance es beneficioso para los usuarios, ya que la competencia se endurece y los responsables de los tres grandes sistemas (Google, Apple y Windows) tienen que mejorar sus productos, lo que se traduce en mejorar sustanciales en futuras versiones.

Pero ¿por qué solo utilizar Tizen como sistema operativo de wearables?:

Si pensamos bien la pregunta, la clave está en la palabra “solo”, y se me ocurren tres posibles respuestas:

  1. Que Samsung aún no tiene optimizado este sistema operativo, por lo que los wearables son “ensayos” para poder lanzar un futuro smartphone sin fallos. Idear un nuevo sistema operativo no tiene que ser fácil, y si tenemos en cuenta la competencia que tendría a día de hoy uno nuevo, mejor lanzarlo con los menos fallos posibles.El mercado emergente de los wearables es un banco de pruebas perfecto, y Samsung se ha dado cuenta. Si tenemos en cuenta que Google cobra una tasa a los fabricantes por el uso de su sistema, el desarrollar uno propio no es mala idea para las grandes compañías
  2. Samsung se garantiza el uso de estos wearables única y exclusivamente con los teléfonos de su gama Galaxy S: Samsung es un fabricante de dispositivos móviles, y como tal, la venta de sus dispositivos es la única prioridad (si tienes un dispositivo que necesita ir conectado a un teléfono, ¡mejor que sea de tu propia marca!). Esto no se le puede reprochar a ningún fabricante. La lista oficial de dispositivos compatibles con los wearables de Samsung se limita exclusivamente a teléfonos de la compañía coreana, aunque es cierto que no hay que buscar mucho para encontrar apps que nos permitan su uso con terminales de la competencia.
  3. Samsung está donde está por Android, y Android es lo que es gracias a Samsung: Desde Google lanzo su propio sistema operativo, Samsung ha sido uno de los fabricantes que más ventas ha generado, por lo que una ruptura de este “matrimonio” podría resultar peligroso para ambas partes. Durante mucho tiempo se ha rumoreado que Google podría haber incentivado económicamente al fabricante coreano para que retrase lo máximo posible el lanzamiento de un hipotético Galaxy S con Tizen como sistema operativo. Pero esto último son solo rumores, por lo que su credibilidad puede dejar mucho que desear.

Android Wear, el rival a batir:

Hasta el pasado mes de mayo, no existía una alternativa real a Tizen como sistema operativo de wearables, y no es que no existieran estos dispositivos, pero la mayoría hacían uso de una Android ideada para smartphones, lo que hacia que la experiencia de usuario quedara muy mermada.

Pero en el pasado Google I/O del mes de junio, los de Cupertino presentaron Android Wear, un sistema completamente nuevo y destinado únicamente a esta clase de dispositivos, lo que permite ofrecer una experiencia de usuario optima en las pequeñas pantallas. Samsung se sumo a esta apuesta con el Galaxy Gear Live, y muchos fuimos los que pensamos en que aparcaría Tizen para ayudar a Google en este nuevo y prometedor proyecto.  Pero parece que Samsung no deja de sorprendernos y en septiembre usaba la feria IFA de Berlín para lanzar el Samsung Gear S, volviendo a Tizen, así que ¿el Gear Live fue solo anecdótico? El tiempo lo dirá.

Gear S vs Gear Live

Tizen no será una alternativa real hasta que se lance un smartphone de gama alta con este sistema operativo:

Es una pena, pero la realidad es esa. El lanzamiento de un Samsung Galasy S con Tizen en lugar de Android, sin duda sería un golpe sobre la mesa por parte de Samsung para que los desarrolladores de aplicaciones se fijen más en Tizen y empiecen a desarrollar versiones optimizadas le aplicaciones ya existentes tanto en Google Play como en el resto de tiendas de otros sistemas operativos (iOs y Windows Phone).

Y vosotros, ¿imagináis una versión del futuro Samsung Galaxy S VI con Tizen? ¿Dejará Samsung de usar Android? ¡Cuéntanoslo!