Lenovo Yoga Book

Hace poco más de una semana os mostramos nuestras primeras impresiones sobre una de las tablets de la familia Yoga de Lenovo. En concreto la Lenovo Yoga Book, una tablet creada con unas características especiales pero con una idea clara de desarrollo.

Desde el lanzamiento de la primera tablet con Android, a manos de Samsung, allá por septiembre de 2010, cuando Android cumplía sólo 2 años, estos dispositivos no han entrado en nuestras vidas como lo hicieron los smartphones. La realidad es que este es un tema concurrente, lo admitimos, pero teniendo en cuenta el potencial que siempre han tenido las tablets y la unión de unos usuarios poco interesados y unas compañías dedicadas a vender smartphones, es normal concurrir en el desaprovechamiento de este mercado.

Derechos a liderar este mercado, Lenovo presentó una familia de tablets constituida por unas tablets con características muy interesantes y que aportaban una idea clara. El mercado de las tablets aun tiene mucho que decir. Sin más, os traemos la review completa de esta impresionante tablet.

Características

  • Pantalla IPS de 10,1 pulgadas con definición FullHD (1920 x 1200)
  • Procesador de cuatro núcleos Intel Atom X5-z8850 a 2,4Ghz
  • 4 GB de memoria RAM LPDDR3
  • 64 GB de almacenamiento interno ampliables mediante micro-SD hasta los 128 GB
  • Cámara trasera de 8 megapíxeles y delantera de 2 megapíxeles
  • Batería de 8500 mAh
  • Tecnología AnyPen en pantalla capacitiva
  • micro-USB, ranura SIM

Pantalla: al gusto de un consumidor impasible de contenido multimedia

Comenzando por el aspecto más fácil de analizar de la Lenovo Yoga Book, tenemos una pantalla IPS FullHD de 10,1 pulgadas, que según Lenovo es más que suficiente para jugar, crear contenido e incluso para ver tutoriales y películas. Y así es, la tablet tiene una pantalla que, ayudada de la infinidad de posiciones que nos permite su estructura, es capaz de dejarnos ver y de hacernos disfrutar de cualquier contenido.

Lenovo Yoga Book

Con respecto al nivel del brillo, ya que esta tablet es una gran baza a la hora de salir a la calle y disfrutar del paisaje a la vez que trabajamos, escribimos o dibujamos, pensamos que tiene un brillo muy bajo, incluso al máximo, provocando que en casi todo momento la llevemos con el brillo al máximo, aunque luego en el exterior—exceptuando luz directa— no tendremos problemas para ver la pantalla, pero ni mucho menos comparado con lo bien que se ve en interiores.

Menospreciando el hecho de que el brillo sea un poco bajo, hemos disfrutado muchísimo de esta pantalla tanto que se ha convertido en nuestro reproductor principal en cuanto a Netflix.

Cámara

Escalando en las características de esta tablet nos encontramos en un aspecto que sigue sin destacar en este mercado y que no nos gusta nada. En el caso de esta tablet, en muchas ocasiones tendremos la oportunidad de capturar algún paisaje o lugar, pero desgraciadamente, con una calidad muy limitada.

Lenovo Yoga Book

Las fotos que hemos podido realizar con esta tablet han sido en su mayoría con buena iluminación y condiciones adecuadas, por lo que esperábamos que tuviese una calidad notable. La realidad es que la cámara de 8 megapíxeles es poco solvente y nos enseña una calidad de detalle muy limitada.

No obstante, y viendo como evoluciona este aspecto en las tablets y sabiendo que la calidad de las fotografías realizadas superan a las tomadas por una tablet del mismo rango, no podemos juzgar a Lenovo por no haber apostado por una mejor cámara. En el álbum que os dejamos más abajo podréis comprobar su calidad.

Lenovo Yoga Book

Diseño: ¿por dónde empezar?

Uno de los grandes atractivos de esta tablet es su diseño. Lenovo, además de añadir un teclado a esta tablet, ha procurado dejarnos boquiabiertos a todos los que hemos tenido la oportunidad de probarla con un sinfín de detalles, acabados y construcciones. Sin más, comenzamos con el análisis del diseño.

Comenzando por el apartado del teclado, tenemos un panel trasero limpio sin absolutamente ningún detalle, con un color, en nuestro caso, gris bronce, que, como podréis comprobar en las imágenes, es precioso.

Lenovo Yoga Book

Atacando al aspecto de la tablet que más innovación posee, el panel delantero es una superficie táctil que hará las veces de teclado táctil, retroiluminando sus teclas y de tableta gráfica, que, según Lenovo, sería capaz de apreciar hasta 2048 niveles de presión, aunque de eso hablaremos más adelante.

En este mismo panel tendremos el botón táctil para cambiar entre estas dos funciones y justo al lado lo que hace de cámara principal cuando plegamos la tablet hacia fuera. La apariencia y el tacto de este teclado es de una calidad impresionante, dando buen aspecto a la tablet tanto retroiluminado el teclado como apagado.

Con respecto a los bordes, sólo los del lado del teclado contendrán todos los detalles. En este caso, en el lado derecho tenemos el botón de volumen, el de desbloqueo, el jack de 3,5mm y el altavoz. En el lado izquierdo tendremos el puerto micro USB y el HDMI, además de otra salida del altavoz.

Lenovo Yoga Book

Como unión de la pantalla y el teclado en esta tablet, tenemos una especie de acordeón muy robusto, hecho de cilindros de acero, en el que encontraremos dos huecos por los que pasan los cables de un lado a otro. Este acordeón funciona a las mil maravillas, haciendo que sea muy fácil abrir la tablet y que a la vez podamos mantenerla en prácticamente cualquier posición, lo que ayuda mucho a la visualización de contenidos ya que podemos mantenerla en forma de V sin ningún problema.

En el otro lado nos encontramos el alma de la tablet, su pantalla de 10,1 pulgadas con unos bordes adecuados a una tablet y que permiten tener un teclado de tamaño estándar. En el panel delantero, asemejándose a un portátil, la tablet posee una cámara de 5 megapíxeles con la cual podremos hacer skype. En la panel trasero nos encontramos con el logo de Lenovo fabricado en gris metálico que combina a la perfección con la tonalidad del gris bronce de la tablet.

Lenovo Yoga Book

Finalmente y no menos importante, la tablet posee en ambos lados un imán que ayuda a mantener cerrada la tablet pero que provoca que cueste un poco abrirla y que tengamos que buscarle las maneras, nada más allá pero habría que acostumbrarse. 

En conclusión, Lenovo no mentía y realmente ha fabricado una tablet con un diseño a seguir que realmente saca el potencial de una tablet 2 en 1. Desde una comodidad de uso gracias a un peso adecuado para su envergadura, hasta una sensación premium en todos los aspectos. El diseño la Lenovo Yoga Book es impecable.

Rendimiento autonomía y experiencia de usuario

Comenzando por la experiencia de usuario, nunca mejor dicho, gracias a un diseño impecable hemos disfrutado de la Lenovo Yoga Book en todos los sentidos. En nuestro caso, tenemos el modelo con Android instalado, por lo que, a modo de portátil, más allá de las limitaciones—que son muy pocas—, Lenovo ha conseguido que, con un software muy optimizado, consigamos realizar las tareas más comunes en un portátil pero con el plus de movilidad llevado al extremo.

Un aspecto a destacar es que, a pesar de tener el tamaño de teclado estándar, el tamaño del espacio táctil que simula el pad, es muy reducido y si estamos acostumbrados a utilizar el pad de un portátil común de 15,6 pulgadas, nos veremos un poco apurados en cuanto a rapidez de las acciones se refiere hasta que nos acostumbremos a su tamaño, aunque el plus de tener la pantalla táctil, ahorra muchas acciones.

Lenovo Yoga Book

Como bien dijimos en el diseño, el acordeón que une pantalla y teclado es capaz de mantener la tablet en prácticamente cualquier posición por lo que dejarla apoyada en cualquier lugar es muy fácil y para visualizar contenido o simplemente escuchar música resulta muy cómoda. De hecho, esta tablet nos ha permitido disfrutar de, por ejemplo, NetFlix, mientras que realizábamos otras tareas, ayudado también por un sonido muy conseguido, alto y definido, que no tiene nada que envidiar a los altavoces de un portátil, a los cuales en ocasiones, superar en calidad y volumen.

En cuanto al otro punto fuerte de la tablet, el modo tableta, el cual le la ayuda a diferenciarse aún más de sus competidoras, hemos tenido la oportunidad de probar otras tabletas especializadas y tras usar en profundidad la que incorpora esta tablet, la cual incorpora un lápiz especial al cual le podemos poner una tinta normal para dibujar sobre papel o una táctil para poder dibujar directamente sobre la tablet, no tenemos ninguna duda de que al usuario que le guste dibujar o que simplemente busque una manera cómoda de pasar apuntes al ordenador, esta tablet es la mejor opción.

Lenovo Yoga Book

Pasando al apartado de potencia, Lenovo se ha asegurado de que a esta tablet no le falte memoria en ningún aspecto y, aunque dudamos al principio del uso de un procesador Intel de cuatro núcleos, la realidad es que nos ha sorprendido mucho, haciendo que la tablet no dudara ni un segundo en las acciones y que ayudado por un software optimizado por Lenovo, con opciones como tener 2 ventanas abiertas al mismo tiempo, y atajos en el teclado táctil unido a una experiencia Android stock, ha conseguido que disfrutásemos mucho de la experiencia.

Un aspecto a destacar es la autonomía de esta tablet. En nuestro caso, la tablet ha cumplido con las expectativas medias de horas de pantalla, dándonos hasta las 4 horas y media sin ningún problema sobre el 10% y alrededor de 4 días en total con un uso normal cada día. Además, como bien dice Lenovo, la tablet consume prácticamente nada de batería cuando se encuentra en reposo, un estado en el que duraría hasta 70 días según Lenovo, lo que ayuda a conseguir estas cifras

Conclusión

Aunque seguro que nos dejamos algo en el titero, la realidad es que estamos muy impresionados con el trabajo que ha hecho Lenovo y, como bien hemos dicho, del camino que ha iniciado con esta tablet. Una tablet que destaca por su tecnología, su versatilidad y por su diseño.

Tras leer por completo esta review seguro que pensáis que es muy raro el hecho de que no hayamos sacado ningún defecto de esta tablet. Y es así, no hemos encontrado ningún defecto de esta tablet teniendo el cuenta el mercado en el que se encuentra y en el que nos arriesgamos a decir, no tiene ningún rival. 

Lenovo Yoga Book

Desde sacarla de la caja, su teclado halo nos enamoró y, aunque somos un poco patosos en cuanto a dibujar, su tableta nos impresionó, a pesar de que no se encuentra en este aspecto al nivel de las tabletas de alta gama dedicadas. 

Incluso antes de encenderla, ese diseño moderno y muy fácil de sobrellevar, nos dejó claro que Lenovo quiere hacer bien las cosas. En cuanto a la interfaz de la tablet, ya hemos dicho que posee una experiencia Android stock—con algún que otro bloatware—, pero la compañía ha sabido aprovechar al máximo estructura de la tablet y ha incluido funcionalidades muy buenas que nos han gustado mucho.

En conclusión, si tienes ganas de tener una tablet que no flaquee en ningún aspecto y que además realmente nos haga disfrutar de uso y nos ayude a ser más productivos, sumando el hecho de que podemos utilizarla como tableta, esta es tu tablet.

La Lenovo Yoga Book la podremos encontrar—la versión Android— en Amazon por 535 Euros .