1

Seguro que muchos os habéis preguntado alguna vez qué es la velocidad de obturación y cómo usarla en nuestro smartphone. Hoy os vamos a intentar contar de la forma más sencilla posible cómo podemos jugar con este parámetro que podríamos decir que es el más potente cómo herramienta en el mundo de la fotografía.

La velocidad de obturación es el parámetro que más nos permite jugar con la estética (un enfoque o desenfoque siempre puede maquillarse con un editor de fotografía). Con la velocidad de obturación vamos a poder congelar un pájaro en el aire o cazar a las estrellas en el cielo, siendo el abanico impresionante.

La magia de la velocidad de obturación

Desde hace un tiempo tenemos la posibilidad de variar el tiempo durante el cual nuestro smartphone está tomando una fotografía, esto se conoce cómo controles manuales, siendo los mismos que podemos variar en una cámara de fotos profesional y ofreciéndonos la posibilidad de poder hacer cosas que disparando de forma automática sería imposible.

Si buscas los detalles de una foto en la galería de Android, seguro que encuentras un apartado denominado “tiempo de exposición”, el cual suele estar entre 1/17 y 1/100, siendo estos unos valores normales disparando a pulso. El valor 1/50 nos indica que la cámara tomará una fotografía durante un segundo dividido entre 50, es decir unos 0,02 segundos. Por ello cuanto mayor sea este número más rápido dispararemos, siendo 1/250 un valor lo suficientemente rápido cómo para congelar el vuelo de un pájaro. Aquí os dejamos una comparativa de cómo influye la velocidad de disparo en los movimientos.

1

También podemos jugar con la velocidad de obturación para obtener más luz sin tener que aumentar el valor ISO (aumentando la ISO generamos ruido, y con ello una fotografía con un grano poco atractivo). Si disparamos a una velocidad muy lenta necesitaremos un trípode para evitar transmitir las vibraciones de nuestro pulso al teléfono. Aquí os dejamos un ejemplo de dos fotografías tomadas con un Meizu M5S a un valor ISO de 400, pero con una velocidad de 0,3 segundos en un caso y 1/10 en otro.

55

Esta es la forma con la que los fotógrafos capturan las estrellas en el cielo, realizando fotografías de unos 25 segundos y dejando la cámara quieta sobre un trípode. Tenéis que tener claro que disparar a altas velocidades os puede ahorrar tener que realizar otra foto, pero también tendréis menos luz en la foto, por lo que tendréis que buscar el balance correcto para no tener que aumentar la ISO por las nubes. Aunque sobre este ajuste hablaremos en el próximo artículo, así que ya sabéis qué es la velocidad de obturación y podéis ponerlo en práctica de la forma más creativa que se os ocurra.