Coby Kiros

Desde Pro Android os traemos a diario noticias y recomendaciones sobre todo lo relacionado con el sistema operativo de Google, pero eso no quita que nosotros tuviésemos que iniciarnos en este mundo y esa es la razón de esta nueva sección, “Mi primer Android”, donde los editores os contaremos cual fue nuestro primer contacto con este sistema operativo.

En mi caso, el primer dispositivo que adquirí que corría Android en su interior fue una “tablet” allá en enero del año 2012. En concreto esta tablet (que aun conservo) se trataba de la Coby Kyros MID7015, una marca norteamericana no muy conocida y que quebró en el año 2013. En aquel entonces no era una tablet de gama alta ni mucho menos, pero tenía unas características bastante decentes.

  • Procesador mononúcleo que corría a 800 MhZ.
  • 256 MB de memoria RAM.
  • 4 GB de almacenamiento interno expandible mediante tarjeta microSD.
  • Pantalla de 7 pulgadas con resolución 800×480, ni siquiera soportaba multitouch.
  • Una estructura de plástico que recordaba al metal que le otorgaba cierta elegancia.
  • Android 2.1 Eclair como sistema operativo.

Pese a que sus especificaciones no eran del todo malas, la experiencia que tuve con ella no fue demasiado fructífera. Para empezar, no incluía los servicios de Google, con lo que no encontrábamos lo que era el Android Market en su interior (actualmente Google Play) sino que encontrábamos una tienda desconocida llamada AppsLib la cual dejó de dar soporte a esta tablet en 3 meses después de su compra, con lo que tuve que recurrir a tiendas de aplicaciones alternativas como 1Mobile Market.

Coby-Kyros-MID7015

La mala experiencia de esta tablet continuaba con que la aplicación de YouTube no podía utilizarla, ya que se precisaba de Adobe Flash Player y este no era soportado por una versión de Android tan antigua, requería Android 2.3 como mínimo. Esto me reducía la lista de utilidades de la tablet a leer, ver películas y navegar en internet, aunque por suerte, poco tiempo después YouTube renunció a la necesidad de usar Adobe Flash Player y pude comenzar a disfrutar de su contenido.

La mejor noticia que recibí de esta tablet es que Coby liberó la versión Android 2.3.6 Gingerbread y pude flashearla, para así poder disfrutar de las mejoras que incorporaba esta versión. El suplicio que supuso usar esta tablet se prolongó durante dos años, hasta enero de 2014, donde navegando un poco en Internet encontré la tablet Google Nexus 7 (2012) en su versión de 32 GB a un precio muy tentador, con lo que tras demostrar mis padres (básicamente los que ponían el dinero) que mi antigua tablet ya no era utilizable (mi madre no consiguió entrar en ninguna página web por la velocidad a la que navegaba la tablet), me hice con este nuevo dispositivo y abandoné a mi primer Android en su caja, no sin antes desmontarla para ver su interior.

¿Y vosotros? ¿Cuál fue vuestra primera experiencia con Android?