Cyanogen

Malos tiempos los que parecen que corren para OnePlus, y es que una vez pasada la expectación creada por su terminal, el OnePlus One, a todos los problemas y críticas que ha suscitado tanto el aparato como la forma de venta, ahora se suma un nuevo incidente.

Ya hemos hablado en otras ocasiones del asunto que tienen entre manos con Micromax en la India, debido al desarrollo por parte de Cyanogen de software para Micromax, lo que ha dejado al OnePlus One con un futuro incierto en la India.

Primero fue el quedarse sin un socio de software, y ahora la prohibición de vender el OnePlus One en la India tras las acciones legales iniciadas por Micromax.

Micromax, la empresa demandante, ha interpuesto ante la Corte Suprema de Delhi una alegación para impedir las ventas del OnePlus One en la India y para ello se basa en la licencia exclusiva que tiene para hacer uso de Cyanogen y su software en el subcontinente indio.

Micromax apoya su demanda en el hecho de que “sufriría un daño irreparable y perdidas si se permite a OnePlus continuar con sus actos ilegales, que violan el acuerdo entre Micromax y Cyanogen.”

La primera medida adoptada por el alto tribunal ha sido prohibir vender, comercializar o incluso importar sus dispositivos en la India, impidiendo por si esto fuera poco la llegada por cualquier método a la India de dispositivos con el logotipo de Cyanogen.

Otro contratiempo más para Cyanogen, este bastante duro, que recordemos trata de evitar mediante la creación y desarrollo de una ROM personalizada, que, con muchas influencias de Cyanogen, se espera este lista en febrero

¿Y qué ocurre con los OnePlus One que ya hay en la India?

oneplus-one-principal

Al parecer los propietarios de estos terminales no van a disponer de soporte oficial o actualizaciones, algo que ha encendido los ánimos entre los propietarios.

No parece probable que los tribunales indios reconsideren su postura, por lo que se antoja difícil el futuro inmediato de OnePlus en la India, si bien un rayo de esperanza lo supone Xiaomi, que ya vivió una situación similar hace unos días y que después vio cómo el Tribunal Superior de Delhi levantaba cautelarmente la prohibición.