smartphones

Hoy toca expresar un poco nuestra opinión sobre un tema bastante inquietante e interesante: ¿Se estancará el sector de los teléfonos móviles? ¿Hasta dónde llegarán? Ojo, no es un pregunta fácil de responder, ya que juegan muchas premisas, pero tal vez estamos llegando al final un camino que nos ha llevado muy pero que muy lejos en un periodo de tiempo muy corto.

¿Se estancará el sector de los smartphones? ¿Qué esperamos en un futuro?

Cuando solemos plantear una pregunta de estas características la respuesta suele ser automáticamente no. Es decir, ¿cómo se iba a estancar este sector si es uno de los más activos en el campo tecnológico de la sociedad actual? La respuesta es simple, por haber llegado al límite.

Es cierto que hace relativamente muy poco que se inventaron estos compañeros que nos llevamos a todas partes y utilizamos todos los días principalmente para comunicarnos.y adquirir información. Pero a medida que avanza el sector estamos observando como una especie de bucle que no para. La gama baja ya se ha solidificado, y de hecho podríamos recitar de memoria todas las especificaciones necesarias para su cumplimiento, con la gama media ya está empezando a ocurrir lo mismo aunque tal vez con alguna variante. ¿Y qué pasa con la gama alta que es al fin y al cabo la que avanza, la que innova? Esta gama es por la que hay que pasar para sacar lo último, y si sigue avanzando, lo que fue gama alta pasa a ser media y luego baja. Pues bien, parece que ya no avanza de la misma forma.

Es cierto que seguimos moviéndonos hacia delante, pero llegamos ya a límites un tanto absurdos sobre los que ya no notamos la diferencia. 4 GB de RAM, procesadores de diez núcleos, pantallas con una densidad de píxeles por pulgada inimaginables, etc. Solo faltaba innovar con pantallas force touch, sensores de huellas dactilares, infrarrojos, cámaras que ya difícilmente podrán crecer mucho más sin acrecentar el tamaño de los espectaculares diseños de los terminales, etc. Por ello, cuando toda la gama alta se haga con estas especificaciones… ¿qué vendrá después? 

El año que viene ya empezaremos a ver este fenómeno y a menos que no cambie el concepto que tenemos sobre los smartphones parece que ya han tocado un tope del que no se producirán cambios tan espectaculares como los vistos en los últimos años, sino que simplemente surgirán nuevas funciones, se desarrollarán los sistemas operativos y tendremos verdaderas bestias en nuestras manos.

Pero cuidado, esto no es malo, simplemente ya no necesitamos más de ellos. Tal vez en 2016 llegue la era de los smartwhatches y otros wearables o tal vez en un futuro no muy lejano se invente otro nuevo concepto revolucionario de smartphone que todavía no conocemos y que nos cambiará por completo. Solo el tiempo responderá a todas nuestras preguntas y dudas.

Y vosotros ¿qué pensáis sobre el tema?