Google deja de ofrecer parches de seguridad en versiones anteriores a Android 4.4 KitKat

La fragmentación en Android siempre ha sido un tema que crea auténticos dolores de cabeza a Google. Esta fragmentación es debido a que cada marca elige su propia política de actualizaciones para sus dispositivos, dejando a dispositivos relativamente recientes sin la última versión de Android. Esto no se da en otros sistemas operativos móviles como iOS, ya que solo está presente en iPhone y iPad.

En Android el 60% de los dispositivos cuenta con versiones consideradas por Google “antiguas”, las anteriores a Android 4.4 KitKat. Hasta ahora Google publicaba parches de seguridad en el código de Android, aunque era opción de las marcas lanzar actualizaciones con estos parches a sus dispositivos, cosa que en muy pocos casos se realizaba.

Debido a esto Google ha decidido dejar de publicar estos parches de seguridad en dispositivos con versiones inferiores a Android 4.4 KitKat. Como decíamos antes el 60% de los dispositivos cuenta con estas “antiguas” versiones, o lo que es lo mismo, 939 millones de terminales. Aunque esto parezca muy grave, no lo es tanto, ya que la mayoría de marcas no lanzan nuevas actualizaciones a dispositivos que ya han sido actualizados a una nueva versión de Android.

Google deja de ofrecer parches de seguridad en versiones anteriores a Android 4.4 KitKat

Esta noticia la hemos podido conocer gracias a SecurityStreet, ya que reportaron un fallo de seguridad en WebView, que fue sustituido en Android 4.4 por Chromium. Google respondió a esta empresa alegando que ya no lanzarían más actualizaciones para Webview, es decir, las versiones inferiores a Android 4.4 KitKat, aunque los fabricantes pueden seguir lanzando estos parches.

Los usuarios no deben estar preocupados ante esta noticia, ya que los dispositivos más recientes son constantemente actualizados, y además cuentan con las versiones más recientes de Android. Los dispositivos que cuentan con versiones inferiores a Android 4.4 ni siquiera son actualizados por las marcas, por lo que estos parches ni siquiera llegarían al usuario final aunque fuesen lanzados por Google. Lo que sí se echa de menos es un comunicado oficial por parte de Google que hubiese confirmado esta noticia.