C7jecB_VUAAfS8y

Llevamos hablando del Galaxy S8 durante semanas. Es el dispositivo más esperado del año, y solo quedan unos días para poder verlo. A diferencia de otros años, en estos momentos sabemos casi todo sobre el terminal. 2017 ha sido el año donde las sorpresas en la gama alta no han aparecido. Pudimos ver algo muy parecido con el LG G6 y el Huawei P10, dos terminales que se filtraron por completo días antes de la presentación. 


LeEco ya diseña un nuevo dispositivo con Android 7.1.2


Del Samsung Galaxy S8, hemos visto muchas imágenes, pero aún así, cada nueva que aparece nos deja con un nuevo detalle sobre el teléfono. Hoy, tenemos nuevas filtraciones, que nos llegan desde una de las mejores fuentes existentes. Es complicado conocer cosas nuevas sobre este dispositivo, aunque hoy podemos ver un nuevo color dorado que le sienta realmente bien.

Imágenes de prensa centradas en la pantalla

samsung-galaxy-s8-negro

Las nuevas imágenes que se han filtrado hoy, no nos muestran nada realmente novedoso, pero podemos ver nuevos detalles que marcan la diferencia con otras filtraciones. Se ve claramente que estamos ante fotografías de prensa, por lo que todos los detalles están cuidados al máximo exponente.

Podemos ver 3 modelos diferentes, los cuales, están representados en paisajes diferentes. Lo que más destaca de los mismos, es la pantalla, aunque esta no es tan increíble como aparece en las imágenes. No vemos ningún bisel lateral, pero esto es por el reflejo que Samsung ha colocado en los bordes curvados de la pantalla. El panel, aunque muy pequeños, contará con biseles laterales, algo que se ha estado obviando en los teaser de prensa. 

samsung-galaxy-s8-dorado

También vemos un nuevo color dorado. Parece el típico tono dorado de la compañía, aunque tendremos que verlo en la presentación. Quedan unos 7 días para poder confirmar todos los detalles del nuevo dispositivo. Nosotros estaremos allí, y os podremos dejar con todas las novedades de primera mano.


Super Mario Run ya está disponible en Google Play


Fuente | Evan Blass